“Todavía cuesta acceder al aborto legal, seguro y gratuito”

por Revista Cítrica
Fotos: Agustina Salinas
30 de diciembre de 2021

A un año de la legalización del aborto en Argentina, Mónica Menini, abogada, integrante de Católicas por el Derecho a Decidir analiza lo que sucede en Salta, una de las provincias donde los sectores conservadores insisten en obstaculizar este derecho alcanzado. 

Mónica Menini*

Salta es una provincia que tiene varios personajes de influencia dentro del conservadurismo religioso, del Poder Judicial, Legislativo e incluso en el Ejecutivo, sin embargo, Salta siempre ha sido un frente de lucha contra esos poderes reales que existen en la política en general de la región NOA. 

Desde la sanción de la ley 27.610 es muy importante destacar la cantidad de personas gestantes conocedoras de que el derecho ha llegado a nuestro país y han solicitado la práctica de interrupción del embarazo, tanto voluntaria como legal. 

Nos hemos encontrado con algunas situaciones importantes de parte del Poder Judicial que intenta disciplinar en especial a aquellos profesionales que se han unido a dar acceso a la práctica, que son no objetores y objetoras. Tal es el caso de la doctora Miranda Ruiz en el Hospital Domingo Perón de Tartagal, que en este momento se encuentra investigada e imputada por haber practicado un aborto dentro de todas las normas que implica el protocolo que tenemos para la aplicación de la ley. 

La doctora Miranda Ruiz se encuentra investigada e imputada por haber practicado un aborto dentro de todas las normas.

Incluso con una persona mayor de edad que ha firmado su consentimiento informado, que ha tomado la medicación de forma autoadministrada. Son maniobras de parte del Ministerio Público y de un fiscal que lleva adelante una investigación prácticamente sin pruebas y, sin embargo, continúa con la investigación buscando allí donde no hay nada que pueda ir contra la médica y por lo cual seguimos sosteniendo el lema de que es urgente el sobreseimiento de Miranda Ruiz. 

No obstante, las prácticas siguen llevándose adelante, la misma Miranda Ruiz sigue atendiendo en el hospital dando acceso a las interrupciones de embarazo y además es una médica muy querida en la zona. Mucho más allá de lo que pueda investigar un fiscal que intenta disciplinar a quienes son no objetores, el pueblo de Tartagal la acepta, la quiere, la acompaña, la abraza y creo que esto es lo que realmente la sostiene a Miranda. Vamos a hacer todo lo posible que esté al alcance de las abogadas feministas para llegar a un buen resultado. 

Hay mucho acompañamiento desde la línea de Salud Sexual del Ministerio de Salud de la Nación (0800-222-3444) y de parte de un activismo militante muy fuerte en la provincia que cada día cotidianamente brinda información certera, verás, laica y científica a todas aquellas que así lo solicitan y les da la mano para que logren el acceso a un aborto. 

Seguramente vamos a tardar un tiempo más en que una persona pueda llegar sola al hospital, solicitar la práctica y que eso sea una realidad, sin obstáculos, pero seguimos adelante, por lo pronto, para mí el momento es muy positivo. Es poco tiempo desde que tenemos esta ley en funcionamiento y, sin embargo, los resultados están a la vista. 

No es la primera vez que luchamos como activistas, ya nos pasó cuando se creó el programa para el acceso a los métodos anticonceptivos, ya nos pasó con la anticoncepción quirúrgica, ya nos pasó antes tener que lucharla en nuestras provincias, pero llegamos a buen puerto, lo logramos porque nuestra causa es una causa justa.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241