Guernica: el show de Berni, el fiscal de la selfie y las infancias sin futuro

por Revista Cítrica
Fotos: Agustina Salinas
29 de octubre de 2020

Imágenes y detalles de la represión contra el sector más vulnerable de una sociedad y un sistema que anteponen la propiedad privada a la dignidad humana. "El conflicto estaba en vías de solución pero la intendenta Cantero pateó el tablero", denuncian desde la Gremial de Abogados. ¿Qué pasó después? El fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, que responde a la intendenta, avanzó con un desalojo feroz.

Esta vez no hizo falta el helicóptero policial que sobrevolaba los cuatro barrios de la ocupación territorial en Guernica en horas de la madrugada. Directamente, la estrategia fue cortar el suministro eléctrico del predio en el que, 100 días después del comienzo de la ocupación, permanecían unas 4.500 personas. Alrededor de 1.400 familias y una imagen multiplicada de pibes y pibas que hicieron de ese lugar precario un territorio donde soñar futuros.

El futuro ya llegó con las primeras luces del día, pero con modos violentos, como si esas infancias despojadas de bienestar material no vivieran a diario las violencias de una sociedad que antepone la propiedad privada a la dignidad humana. Al frente de un operativo con unos 4.000 efectivos de la Policía Bonaerense, el mediático Sergio Berni dio órdenes de avanzar con postas de goma, gases lacrimógenos y fuego

 

La sonrisa del ministro de Seguridad del gobernador Axel Kicillof y las casillas de chapas, nylon y palos ardiendo eran la imagen necesaria para que la Justicia y los canales de noticias sintieran que la tarea estaba cumplida. Berni no claudica en su guerra contra la pobreza en el país donde más de 18 millones de personas son pobres.

Al frente de un operativo con 4.000 efectivos, el mediático Sergio Berni dio órdenes de avanzar con postas de goma, gases lacrimógenos y fuego

Así como hay ejecutores políticos para hacerle el fuego a la derecha, también hay miradas reflexivas que ven en las llamas un signo de la derrota moral de la Argentina. Laura Taffetani, integrante de la Gremial de Abogados, se entristece al pensar que tantas semanas de diálogo y búsqueda de soluciones culminaran con este desenlace: “La imagen más tremenda es la de las casillas incendiadas. Ahora hay muchas familias que están en la plaza de Guernica. Les quemaron todo y lo peor es que les quemaron un sueño, la esperanza de tener su propio espacio en esta tierra”.

Laura, que acompañó sucesivas mesas de diálogo entre representantes del Gobierno provincial y delegadxs de la ocupación, pinta el cambio de escenario: “El conflicto estaba en vías de solución pero ayer la intendenta (Blanca Cantero) pateó el tablero. Ella dijo desde el primer día que en Presidente Perón había sacado a los fiscales anteriores y puso los de ella. No hay mucho margen de duda, el fiscal que responde a la intendenta avanzó con el desalojo. En la balanza del poder provincial, quienes tienen mayor peso son los 12 intendentes del PJ que salieron a apoyar públicamente el desalojo. Eso es lo que primó, porque la Provincia decía que necesitaba unos días más para resolver el tema y el fiscal pateó el tablero”.

El fiscal en cuestión, Juan Cruz Condomí Alcorta, se apersonó en el predio para supervisar el operativo y, de paso, posó con sus asistentes para inmortalizar el instante con humo y cordones policiales de fondo. Luego se despachó al aire de Futurock: "Me tomé una selfie con mis colegas para demostrar que estaba todo bajo control. No veo cuál es la falta de respeto". 

"Hay 8 millones de niños y niñas pobres. La única razón para que esto siga siendo así es que no hemos decidido que las cosas sean diferentes”, asegura Laura Taffetani, de la Gremial de Abogados

Entre las medidas judiciales que interpuso la Gremial para que no hubiera desalojo, se pidió la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Laura dice que no tuvieron respuesta: “Por el caso de Facundo Astudillo Castro la medida salió enseguida, pero cuando planteamos derechos económicos y sociales no es tan sencillo en el sistema interamericano. El derecho a la vivienda casi no está presente en la Comisión Interamericana. Falta establecer una mirada sobre los alcances de los derechos humanos en la cuestión económica y social”. 

¿Será que no basta con la Justicia para torcer el destino del pobrerío sin tierra? “Ahí lo que se discute es el sistema capitalista, que es lo contrario a cualquier forma de vida digna”, asegura Laura.

La gente se horroriza por la propiedad privada y es justamente la base del capitalismo. No importa el valor de la vida humana. En un país con tanta riqueza como la Argentina, que podría garantizar buenas condiciones de vida para todos, la única forma de explicar que tan pocos tengan tanto es por el sistema capitalista. Lo más tremendo es que estamos hablando de la pobreza de millones: en el caso de la infancia son unos 8 millones de niños y niñas pobres. La única razón para que esto siga siendo así es que no hemos decidido que las cosas sean diferentes”.

Cuando mañana ya no haya móviles televisivos ni revuelo en redes sociales por defender con balas y fuego la propiedad privada, 1.400 familias de Guernica seguirán a la intemperie del sistema. Como otros millones en distintas partes del país, el octavo en extensión territorial de este planeta llamado, curiosamente, Tierra.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241