Nosotres sí les creemos

por Revista Cítrica
Fotos: Agustina Salinas
19 de noviembre de 2021

En el Día Internacional contra el Abuso Sexual en Infancias y Adolescencias, distintos colectivos, como Yo Sí Te Creo, salieron a las calles para romper el silencio, atravesar el dolor y exigirle respuestas a un Estado que estigmatiza y no acompaña a las víctimas. "Queremos un mundo mejor, para eso debemos escuchar a las niñeces", dicen las sobrevivientes.

¿Sabías que en Argentina al menos 1 de cada 10 niñas y adolescentes sufren violencia sexual? ¿Sabías que 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres adultos declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia, la mayoría de los cuales tienen lugar en un contexto intrafamiliar? 

¿Sabías que el 11% de las mujeres de 18 a 49 años fueron víctimas de abuso sexual durante su infancia o adolescencia? ¿Sabías que la mayoría de las personas que sufren abusos son mujeres? ¿Y que la mayoría de las personas que ejercen abusos son hombres? ¿Sabías que 1 de cada mil casos obtiene condena efectiva? ¿Y que sólo se realiza el 10% de las denuncias del total de casos de abuso?

Los datos, algunos recogidos de la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes de UNICEF (2019-2020), dan escalofríos. Al igual que la apatía de un aparato estatal que estigmatiza, desprecia, no ejecuta políticas públicas acorde ni brinda acompañamiento de manera integral a las víctimas. 

“Esto sucede en la mayoría de las familias y nosotras acá lo estamos denunciando”, nos dice Victoria Acebedo, sobreviviente y miembro del colectivo “Yo Sí Te Creo”, un espacio creado hace ocho años para ayudar a las víctimas, a sus familiares y para toda aquella persona que tenga inquietudes acerca del abuso infantil. 

Victoria: “El Estado responde con revinculaciones forzadas, persecución a las madres, a las sobrevivientes, nos piden que vayamos una y otra vez a relatar los casos, nos dicen si estamos psicológicamente aptas; pero a los abusadores no los citan ni los obligan nunca. Todo lo contrario: lo que hace la Justicia es revictimizarte”.

Mientras charla con Cítrica, Victoria saluda a compañeras de la vida que se acercan a la Plaza de los Dos Congresos. Son varias las organizaciones que cada 19 de noviembre, en el Día Internacional Contra el Abuso Sexual en las Infancias y Adolescencias, salen a las calles para encontrarse, abrazarse, romper el silencio, sanar y atravesar el dolor con alegría. Es una tarde  de viernes con feria, espacio para las niñeces, música, talleres, poesía, arte. Actividades de concientización con repercusión en distintos puntos del país y del mundo, que hacen principal hincapié en respetar las infancias libres. 

“No estamos más solas y eso es hermoso –dice Victoria-. Para nosotras esto significa luz. Es un tema muy difícil de hablar porque hay una especie  de silencio colectivo. Es una problemática tremenda que toca a la sociedad entera, más allá de que nos pase o no personalmente. Podemos reconocer que fuimos abusadas, eso es algo muy doloroso que genera señalamiento de la sociedad. Es muy complejo poder admitirlo”.

El feminismo y la lucha colectiva toman protagonismo para decirle no a la prescripción de los delitos de violencias sexual, para exigir jueces y juezas con perspectiva de género, Educación Sexual Integral en las escuelas, una herramienta fundamental de prevención y escucha. La rabia en las calles también toma protagonismo para amplificar este grito global: “La marea verde nos dio lugar a decir que teníamos decisión sobre nuestros cuerpos. La idea es que esto siga creciendo, que se haga la marea roja. Hay generaciones que atravesamos abusos y ahora nos animamos a hablarlo, a gritarlo. Los abusadores tienen que estar presos, porque sino siguen abusando, queremos que esas personas estén alejadas de las niñeces, eso nos parece fundamental”.

Antes de despedirse, Victoria le envía un mensaje a la sociedad: “Queremos un mundo mejor donde vivir plenamente. Para eso debemos escuchar a las niñeces, pensar en una sociedad donde no abusen, ni se tomen los cuerpos de las niñeces y las mujeres para saciar la sexualidad de los hombres. ¡Al abuso sexual en las infancias nunca más! ¡Al silencio no volvemos nunca más!”.

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241