Siguen quitándole oportunidades a jóvenes como Rafael Nahuel

por Laura Litvinoff
22 de junio de 2019

La Municipalidad de Bariloche recortó los aportes al Colectivo Al Margen. Con los 24 mil pesos que la organización recibía, realizaba talleres de formación. Ahora, pibes y pibas de la zona se quedarán sin un espacio de contención.

Aunque ya no resulte noticioso ni asombroso, desde el Estado se continúan recortando despiadadamente presupuestos destinados a los sectores más vulnerables y necesitados del país. Ahora le tocó el turno al Colectivo Al Margen, la organización sociocultural del Alto Bariloche a la que asisten un centenar de jóvenes y adolescentes de la zona, además de ser el lugar en el que Rafita Nahuel estaba formándose como carpintero, antes de ser asesinado por el prefecto Francisco Javier Pintos el 25 de noviembre de 2017. 

Foto: Euge Neme

Foto: Euge Neme

"Rafita había empezado a participar dentro del Programa de Esquí Social, un programa que fue parte de una lucha ganada de los barrios para que los pibes tengan acceso al cerro y que ahora tenía un cupo obligatorio donde llevaban a esquiar gratis a 400 chicos de los barrios. Rafa era muy bueno esquiando, y eso era algo que siempre nos sorprendía mucho a todos", relata Eugenia Neme, fotógrafa integrante del Colectivo Al Margen, y agrega también: "Además, Rafa asistía al taller de carpintería del Centro Cultural, y antes de ser asesinado estaba haciendo un porta maceta muy lindo que lamentablemente nunca pudo terminar. Al final, los chicos, sus compañeros del taller, lo terminaron por él y se lo llevaron a su mamá".

Antes de ser asesinado Rafa estaba haciendo un porta maceta muy lindo que lamentablemente nunca pudo terminar.

La Secretaria de Desarrollo Social anunció el recorte a esta organización de los 24 mil pesos mensuales que recibía y del cual dependía completamente para poder continuar con las distintas actividades y sostener el espacio vivo, en donde no solo se desarrollan talleres de oficios productivos para los pibes y pibas del barrio Nahuel Hue y sus alrededores, sino también formaciones socioculturales, un Centro de Día que funciona como comedor y merendero, y la gestión de cooperativas de trabajo: "La importancia que tienen estos dispositivos para sostener algo del tejido social de estos barrios periféricos de los márgenes de las ciudades es incalculable, y la importancia que tienen para estos pibes y pibas desde el almuerzo o el desayuno, hasta lo que tiene que ver con la subjetivación también, porque son todos chicos y chicas que quedan fuera del sistema educativo, y que al sistema también le cuesta muchísimo recomponerlos y volverlos a incorporar, entonces encuentran en esos espacios de contención no solo un oficio, que no es poco, sino también un espacio de diálogo, de formación tanto política como de organización barrial. Por eso, Al Margen termina siendo muchas veces el último lugar de refugio para una problemática que es mucho más amplia y extensa", reflexiona Facundo Sinatra Soukoya, escritor y autor del libro “Conversaciones urgentes a partir de Rafael Nahuel”.

Foto: Euge Neme

Foto: Euge Neme

El recorte llegó justo luego de que el Movimiento de Infancia de Bariloche, al cual pertenece Al Margen, denunciara, hace tres semanas, la pérdida millonaria de aportes para la zona por pura desidia municipal: “Esta situación no es de ahora, sino que se viene planteando desde hace un montón de tiempo con los Consejos y con la Secretaría de Desarrollo, y si bien habíamos ido llegando a ciertos acuerdos, finalmente nos cansamos de esperar una respuesta que nunca llegaba por parte de la Municipalidad para solucionar el problema, y a eso también se le agregó ahora está pérdida millonaria que se generó justamente por no hacer las notas, por no contestar a tiempo, por no presentar las rendiciones y porque muchas de esas rendiciones también estaban mal hechas", aclara Eugenia Neme. 

Foto: Euge Neme

Foto: Euge Neme

Entonces, una vez más, el mensaje del Estado para todos los ámbitos sociales y culturales del país parece ser el mismo de siempre: castigo y represión a todas las personas que se animen a protestar. Y así, con esta cruel y brutal realidad, nos vamos quedando día a día con menos Rafitas, y ahora también con menos espacios culturales de formación, de ayuda y de contención social para quienes menos tienen y para quienes más los necesitan.
 

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241