Presa por "mala madre"

por Revista Cítrica
28 de marzo de 2019

Yanina Faríaz está acusada de no haber "velado por la integridad" de su hija Xiomara de dos años, quien fue asesinada por Alfredo Leguizamón, un hombre que las mantuvo secuestradas, abusaba sexualmente de Yanina y la golpeaba.

Yanina Faríaz es una joven de 30 años con retraso madurativo que se encuentra detenida desde hace 20 meses. Vivía con Xiomara y sus otros dos hijos en la casa de su hermana en Merlo. En 2017 la madre de Yanina le pidió que cuide su casa en Cuartel Quinto -en la localidad bonaerense de Moreno- porque salía de vacaciones. A los pocos días AlfredoLeguizamón llegó a ese domicilio, contratado por la madre de Yanina para realizar unos trabajos de albañilería, simuló ser su pareja y convivió con ella durante 17 días.

Comenzó a abusarla sexualmente y a golpearla. Durante una de esas situaciones de violencia, su hijo de 4 años intentó defenderla y recibió una paliza de parte de Leguizamón. El 6 de agosto de 2017 Yanina no aguantó más y se resistió a ser violada una vez más, él comenzó a golpearle y luego descargó su violencia contra Xiomara. Yanina notó que su hija respiraba con dificultad y la llevó a la Unidad de Pronta Atención de Cuartel V, de allí fue trasladada de urgencia al Hospital Garrahan y murió al día siguiente.

Leguizamón fue arrestado por homicidio simple y Yanina fue denunciada por no cuidar a su hija del hombre que la violaba y violentaba. La Justicia nunca tuvo en cuenta el padecimiento que vivió la joven y jamás investigó lo que sucedió ese día.  

Una vez más una piba pobre de barrio sufre múltiples vulneraciones de sus derechos 

Carina Leguizamón, militante feminista antirrepresiva y referente de la Red de Mujeres de Moreno quien, junto a un grupo de compañeras de distintas organizaciones, comenzaron una campaña de difusión desde que se enteraron de la detención de Yanina para visibilizar el caso, exigir la libertad de Yanina y pedir justicia por Xiomara, acompaña a la joven madre con visitas periódicas al penal donde se encuentra privada de su libertad y actualmente asistida por el abogado Alejandro Bois y la psicóloga Raquel Isenfel.

Carina cuenta la cadena de violencias que sufrió Yanina antes, durante su detención y el estado en el que se encuentra hoy:

"La situación de Yanina Farias hoy es muy desesperante, hace dos semanas atrás la visité y no me encontré con la misma Yanina de siempre. La encontré muy angustiada, deprimida, preocupada. Antes ella estaba animada, nos contaba lo que hacía, que estaba cursando la primaria, el acompañamiento que tenía en la cárcel, pero la última vez que la vi contó habló muy poco. Yo imagino que debe ser muy doloroso para ella tener que revivir todo lo que padeció y lamentablemente ella va a tener que contar a la Justicia patriarcal todo lo que vivió. Una vez más una piba pobre de barrio sufre múltiples vulneraciones de sus derechos, una vez más la Justicia encarcela a pibas pobres de los barrios, lo mismo que padecemos muchas mujeres.

El caso de Yani para nosotros es un icono de la lucha porque ella representa a nuestra clase social, por ser mujer, madre, de un barrio pobre del conurbano y también ahí está la aberración y la vejación violatoria a los derechos humanos por ser discapacitada intelectual. Yanina tiene 2 niños y también afrontaba y tiene marcada en su espalda y en su alma una terrible historia de esclavitud, maltrato, vulneración, desde su nacimiento. Yani es nn, no tiene dni, no tiene un diagnóstico de parte del Estado que diga que tiene discapacidad, pero sí estuvo el Estado para encarcelarla, para pegarle. Desde que ella fue detenida las enfermeras de la Unidad de Pronta Atención del Cuartel V de Moreno la golpearon a tal punto que una policía la tuvo que sacar porque si no la iban a matar, de hecho, ya estaba lastimada porque ella ya sufría maltrato. También cuando la llevan a la comisaria del Cuartel V siguieron maltratándola y pegándole por el simple hecho de ser la madre.

Nosotras tenemos que exponer nuestra vida privada, nos juzgan si somos buenas o malas madres, pero nadie habla de Leguizamón, nadie pregunta quién era el padre de Xiomara. Acá venimos luchando contra la mirada de la justicia patriarcal y machista que es parte de todo este sistema violento que sigue encarcelando pobres. Cuando el doctor Lorenzo de la UFI Número 4 de Moreno tomó el caso de Yanina automáticamente le abrochó la causa que dejó asentada la policía, sin investigar, después la tomó la fiscal Julia que tampoco investigó y sumémosle una defensa que ni siquiera se le movió un pelo por pelear por su defendida, ni aplicó una perspectiva de género, a pesar de que estamos todos los días marchando a las fiscalías por una mujer o por una niña que sufren violencia de género.

Luchamos contra la mirada de la justicia patriarcal y machista que es parte de todo este sistema violento que sigue encarcelando pobres

Una vez más nos tenemos que enfrentar a la justicia patriarcal y también a los dinosaurios de la burguesía judicial en Mercedes, nos tenemos que enfrentar con un fiscal que es el doctor Altuve, quien ya tiene una historia de fallar en contra de las mujeres, y sin perspectiva de género. Sabemos a lo que nos enfrentamos, por eso le hacemos un llamado de atención a todo el feminismo para que empecemos a dejar de elegir a quién defendemos y a quién no.

El caso de Yanina lo estamos visibilizando hace más de un año y hay muy poco compromiso, son muy pocos compañeres que están acompañando a las mujeres presas, pobres, villeras, morochas, que también requiere un mayor esfuerzo como hacer jornadas e ir a visitarlas. Llamamos a todas las organizaciones, sociales, políticas, culturales, feministas, independientes a sumarse a este injusto juicio”.

 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241