Masacre de Cromañón: “Llevamos 18 años de maltrato”

por Revista Cítrica
Fotos: Agustina Salinas
29 de diciembre de 2022

Familiares y sobrevivientes de Cromañón reclaman información sobre el estado de las causas, absolutamente paralizadas. La desidia judicial y un Estado que no se hace cargo de su responsabilidad.

Osvaldo, Belén y Nicolás son sobrevivientes de la Masacre de Cromañón. Dieciocho años después del horror que vivieron aquel 30 de diciembre de 2004 la Justicia continúa dándoles la espalda. El jueves 29 llegaron a los Tribunales de Talcahuano al 500 en la Ciudad de Buenos Aires para exigir ante la Corte Suprema información sobre los juicios civiles que se encuentran totalmente paralizados. 

Reclaman al Estado Nacional y al Gobierno de la Ciudad información sobre el estado de las causas que deberían reparar los daños físicos y psicológicos que sufrieron en una de las noches más tristes de la historia de nuestro país.

“Creemos que 18 años es un tiempo más que considerable para que todas las causas tengan su resolución y los sobrevivientes y familiares de las víctimas puedan contar con la reparación que se merecen, que es su derecho. 
Queremos saber cuántas causas están en trámite, cuántas están paralizadas, cuántas siguen su procedimiento y cuántas han sido resueltas”, cuenta Osvaldo Barosi, sobreviviente e integrante de la Coordinadora Cromañón.

Con respecto al accionar judicial señala: “Llevamos 18 años de maltrato. Hay un proceso de revictimización muy fuerte cada vez que un sobreviviente o un familiar tiene que dar testimonio de nuevo o someterse a una pericia. Hay un manoseo que venimos sufriendo hace mucho tiempo, pero también somos conscientes de que hay que seguir peleando, dando la lucha y que la única manera de que los jueces y las juezas se muevan es con presión y dando visibilidad”.

"Queremos saber cuántas causas están en trámite, cuántas están paralizadas y cuántas siguen su procedimiento"

Belén, otra de las sobrevivientes, asegura: “Sabemos que hay pocos juicios con resolución y los que tienen sentencias son bajísimos, números que son casi una burla y esto conlleva a una constante revictimización para todos. Somos nosotros los que tenemos que venir acá a pedir explicaciones, cuando debería ser al revés. Los familiares y sobrevivientes están yendo a hacer pericias, lo cual es un esfuerzo muy grande para que después te digan que ya no existe ningún daño y no existe nada para reparar.”

“Hay muchos juicios que se cayeron, hay muchos papás y mamás que fallecieron y no pudieron tener una sentencia firme”, dice Nicolás, sobreviviente e integrante del Camino Cultural. “Otro de los grandes problemas de las reparaciones es la inflación y cómo se calculan las tasas de interés. Hoy las demandas que sabemos que tienen sentencia son por un monto muy irrisorio y también hay una estrategia judicial por parte de los principales demandados del Gobierno de la Ciudad y el Estado nacional, cuyo objetivo es lograr la mayor cantidad de caducidades posibles y reducir las simbolizaciones a lo más pequeño posible".

Según la información que pudieron recopilar sobrevivientes y familiares, en 2017 había alrededor de 1800 demandas iniciadas. “Se estima que en Cromañón hubo 4.500 sobrevivientes y hasta donde nosotros tenemos conocimiento, no más de un 40% de los chicos y chicas han iniciado una demanda civil. Tanto el Poder Judicial como el Ejecutivo y la dirigencia política en su conjunto se tienen que hacer cargo de Cromañón, nos tienen que acompañar porque en definitiva no dejan de ser actos de reparación.

"Sabemos que esto es muy fácil de resolver si existe voluntad política y acompañamiento. No tenemos un Estado real de la situación de los juicios"

"En mi caso desde 2015 estoy en tratamiento psicológico en el Centro Ulloa, que depende del Ministerio de Justicia y de la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, pero ese convenio de atención que estuvo muy bueno y me ayudó un montón recién se pudo dar después de que tomó trascendencia pública la noticia del suicidio de un sobreviviente. En el ámbito de la Ciudad existe también un dispositivo de salud mental, pero lamentablemente carece de profesionales, de seguimiento y de compromiso político. Hoy en la Ciudad lo único que hay es una coordinadora de salud mental que sólo está atendiendo de manera virtual y es muy complicado para los sobrevivientes y familiares que quizás no tienen acceso a una prepaga. 

"Hay compañeros que perdieron contacto con sus abogados, otros que desistieron de la pericias por ser muy tediosas y revictimizantes. Mantener una causa 18 años no es fácil, muchos abogados tuvieron actitudes muy feas y desaparecieron. Sabemos que esto es muy fácil de resolver si existe voluntad política y acompañamiento. Pero no tenemos un Estado real de la situación de los juicios”, asegura Nicolas quien hoy continúa esperando una reparación.

¿Qué pasó en Cromañón?

El 30 de diciembre de 2004 una bengala encendida en el recital que la banda Callejeros estaba dando en el boliche República Cromañón prendió fuego el techo de material inflamable y el incendio desatado en el local al que había entrado el doble de concurrencia admitido, sumado a la imposibilidad de abandonar el lugar por la salida de emergencia que estaba bloqueada, ocasionó la muerte de 194 personas y lesiones de diferente consideración a 1.500 personas.