Trabajo esclavo y despidos en proveedora de Nike y Adidas

por Revista Cítrica
23 de mayo de 2016

Echaron a costureros de Tessicot, empresa que produce para las multinacionales de indumentaria deportiva. Reclamaban que les dejen ir al baño y tener tiempo para almorzar.

Cada vez que compramos ropa deportiva a una de las grandes multinacionales sabemos que estamos pagando más de lo que salen. Porque usar los botínes de Messi, Neymar o Cristiano Ronaldo tiene su precio y es lógico. También sabemos que los precios elevados debieran contemplar una retribución justa para los costureros que no usan los botínes pero son los que los fabrican. Sabemos que sin ellos los futbolistas no podrían ser modelos publicitarios, y por tanto sin ellos las multinacionales no podrían ganar sus miles de millones. Sabemos todo eso pero a veces pensamos que esa explotación se limita a chicos trabajando en la India y a veces la realidad de la explotación laboral está en Buenos Aires.

El viernes mientras el presidente de la Nación Mauricio Macri vetaba la ley antidespidos, la empresa Tessicot S.A- que funciona como la principal proveedora tanto de Nike como de Adidas- les impidió ingresar a sus puestos a siete trabajadores. Anteriormente ya habían sido despidos otros siete trabajadores. Y este lunes se sumó uno más. Ninguno de ellos recibió un telegrama previo. Y la empresa adujo la necesidad de una reestructuración para justificar los despidos sin motivo. Sin embargo no parece casualidad que las cesantías se produjeran luego de que los trabajadores reclamaran por mejoras salariales y especialmente laborales.

“Somos explotados. Trabajamos más de nueve horas diarias. Tenemos tres tazas cada 200 trabajadores, no hay limpieza en los baños, la cocina ni el taller; los guardapolvos que usamos no nos protegen del frío y nos piden trabajar al máximo con máquinas antiguas. Tenemos 15 minutos para desayunar y solo media hora para el almuerzo. Esta es la forma de esclavitud del mundo moderno”, asegura Roman Mamani Rosales, uno de los despedidos el viernes 20 de mayo.

Y eso no es lo más terrible que tiene para contar. La persecución llegaba hasta los baños: "Si vas al baño y tardas un minuto de más, viene el supervisor a buscarte. Hay que producir al máximo”.

La empresa textil utiliza el sistema de producción asiática Lean, que tiene como objetivo reducir los costos, aumentar la productividad y tener al material humano siempre utilizado. “El objetivo es producir al máximo con la explotación del obrero. Este sistema asiático nos exige más producción, entonces obliga a los trabajadores a apurar a sus propios compañeros", explica Roman.

Los trabajadores despedidos permanecen este lunes desde las 6.30 hasta las 16.30 en Dorrego y Corrientes, en la puerta de la textil, exigiendo la restitución de su fuente de trabajo. “Nos organizamos para defender nuestros derechos y denunciar las malas condiciones en las que trabajamos y sufrimos el doble de maltrato laboral, aprietes y amenazas de más despidos. La situación que vivimos es indignante”, agrega Roman Mamani.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241