Discursos de odio: “Los medios vienen a detonar esta bomba racista”

por Revista Cítrica
Fotos: Denali DeGraf
15 de septiembre de 2022

El lonko del Lof Pillañ Mahuiza vincula los discursos de odio con el "aparato judicial" y cómo eso se amplifica por el rol de las empresas de comunicación. La construcción del relato falso sobre el enemigo interno que quiere quedarse con la Patagonia.

Por Mauro Millán*

En los últimos años se construyó un aparato judicial, que no es lo mismo que un sistema jurídico. Una cosa es el discurso de odio, y otra es cuando se materializa ese discurso en estrados judiciales. Realmente somos muchas mujeres y muchos hombres mapuche judicializados o enjuiciados por luchar. No hay dudas de que el aparato judicial está tomando decisiones políticas. Está actuando como un órgano político, ejerciendo un rol que no debería ejercer la Justicia, pero lo está haciendo.

En la medida en que se judicialice perpetuamente el conflicto que tiene el Estado con los pueblos originarios y en este caso con el pueblo mapuche y mapuche-tehuelche, vamos a estar siendo a veces protagonistas, a veces espectadores, de todo este aparato judicial. Ya no se disimula que hay una Justicia totalmente parcializada, vinculada a un sector que está en conflicto, que es el  sector de los perpetuos beneficiarios del Estado argentino, que poseen  amplios territorios: las Sociedades Rurales o las Cámaras de Comercio, por citar apenas dos ejemplos. Y a esto hay que sumarle el condimento picante que ejercen los medios de comunicación hegemónicos empresariales, que son los que vienen a detonar esta bomba racista y supremacista.

No hay dudas de que el aparato judicial está tomando decisiones políticas

Están haciendo audible un discurso que empezó a tener mucha trascendencia a partir del arribo de algunos referentes de la derecha y ultraderecha como Bullrich, Pichetto y periodistas irresponsables que permanentemente se ven en la televisión o en los diarios, que dicen o escriben barbaridades. Tienen imaginación para crear un relato con terror, misterio, aventura, todos los condimentos y donde el villano, por supuesto, es siempre el pueblo mapuche.

Se está naturalizando eso. Inclusive en los sectores que estamos en la lucha. El relato del enemigo interno cada vez se agranda más. La fábula que han creado busca generar empatía en el resto de la sociedad. Porque hablamos de un sector minoritario pero que concentra tanto poder económico y político, que busca empatía en sectores donde la gente a veces no tiene ni trabajo y la pelean todos los días. Quieren construir y relatar una historia falsa de que este enemigo interno, mapuche, de la RAM, tehuelches, indios, forajidos, nos vamos a quedar con el terreno de la gente común, nos vamos a quedar con la Patagonia. Promueven un discurso patriótico bien de cuarta. Porque si son patriotas, ¿qué hacen con los que realmente sí se están quedando con la Patagonia? Extranjeros que cada vez se quedan con las porciones más importantes de tierras, de agua, minerales, hidrocarburos, bosques. Hay que deconstruir esta falacia que se ha construido como un mensaje audible. 

Quieren construir una historia falsa de que este enemigo interno, mapuche, de la RAM, indios, forajidos, nos vamos a quedar con el terreno de la gente común y con la Patagonia

Hay una avanzada muy estratégica. Hay sectores que se vinculan con la derecha y ultraderecha, y mucha gente va perdiendo la memoria sobre la última dictadura militar. Las generaciones nuevas se van olvidando de lo que sucedió en este país, por eso se vuelve cada vez más fuerte la intolerancia, el supremacismo y el racismo. Están reinando estos conceptos en las cabezas de estos personajes a los que se les ha soltado el bozal y están claramente armando un discurso de odio que, en nuestro caso, se ha cristalizado ya en tres asesinatos: Santiago, Rafa y Elías. Todo está quedando impune y no se ve un horizonte de justicia. 

*Lonko del Lof Pillañ Mahuiza.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241