La parte oscura de Puerto Madryn: tres pibes muertos en clave mafiosa

por Facundo Navarro y Fabricio Cardelli. Desde Puerto Madryn
19 de diciembre de 2018

Dos aparecieron enterrados, uno de ellos con los brazos cortados. El otro dejó una carta y se ahorcó. Hay cinco detenidos, entre ellos un menor de 16 años. Las autoridades afirman que víctimas y victimarios pertenecen al mismo grupo. El área Drogas Peligrosas fue descabezada y crearán una “agencia especializada” provincial.

En unos minutos va a comenzar la conferencia de prensa en la que varios funcionarios provinciales responderán preguntas acerca de los tres pibes muertos que se cuentan en Puerto Madryn desde hace una semana. Afuera de la fiscalía esperamos con una colega la llegada del procurador y el ministro coordinador provincial. Bajo el rayo del sol, además de la inusual custodia policial, está Viviana Araujo, la madre de Gastón León, un pibe de 31 años que no aparece desde mayo. Dicen que fue “un ajuste de cuentas narco”, pero el cuerpo no está y no hay ningún detenido. Acompañada por su hermana, están allí para insistirles a las autoridades que la investigación por la desaparición de su hijo avance al ritmo del caso que ahora convoca a los medios de comunicación. Los funcionarios ingresan por la puerta principal directo a la conferencia y Viviana tendrá que esperar. Como espera por justicia hace seis meses.

Tres muertes, muchas dudas

La indiferencia de la opinión pública y los medios provinciales respecto al caso de Gastón León fue opuesta a la reacción que despertaron las muertes de Héctor López (25 años), Nicolás Cerrudo (21) y Federico Lomeña (27). Las publicaciones alternativas con los reclamos de los familiares, omitidos por la prensa oficialista, se hicieron viral en las redes y se volvieron inocultables para las autoridades. Madryn, promocionada turísticamente como “la más linda”, muestra su costado más feo.

Héctor Pato López se había comunicado con su familia por última vez el lunes 10 de diciembre a la noche. Al día siguiente encontraron su auto abandonado en el área El Doradillo, a un par de kilómetros del mar, parque visitado a diario por cientos de turistas atraídos por el avistaje de ballenas en la zona norte de la ciudad. Los familiares tuvieron más éxito que la policía en la búsqueda: el miércoles 12 encontraron sus pertenencias cerca de donde había aparecido el vehículo. Las esperanzas de encontrar a Pato con vida pendían del hallazgo del cuerpo, que todavía era un misterio. “Esto es una mafia y está metida la policía. Si mi hijo vendía droga, ¿por qué no lo metieron preso?”, lloraba su madre, Mariana Donato Acosta, ante el micrófono de la radio local FM Namunkurá.

“Esto es una mafia y está metida la policía. Si mi hijo vendía droga, ¿por qué no lo metieron preso?”, dijo la madre de uno de los chicos que aparecieron muertos

En paralelo, el panorama se vuelve más espeso con el suicidio de Nicolás Cerrudo, que apareció ahorcado en la casa de sus padres el mismo miércoles. El jefe de los fiscales de la ciudad, Daniel Baez, dio cuenta del vínculo de amistad que lo unía con López. Y ante los familiares apuró un diagnóstico: cuatro kilos de marihuana y unos 160 mil pesos como móvil. En los barrios circulan otras versiones: ¿cocaína en vez de marihuana? Cerrudo, quien dejó una carta de despedida a su familia, tenía hematomas en los genitales, según arrojó la autopsia. ¿Fue torturado? Antes de quitarse la vida había sido interrogado por la policía en el marco de la investigación por la desaparición de López.

El lunes 17, día que se cumplía una semana desaparecido, dieron con el cuerpo de Héctor López cerca de donde ya habían rastrillado. Estaba enterrado en cal, con las manos cortadas y un golpe en la cabeza. “Imagínense a qué nivel está esto. Acá va a correr sangre, yo sé que voy a aparecer con un tiro en la cabeza en cualquier momento, pero no me importa, quiero justicia”, se descargó su madre.

Esa misma tarde, la fiscal Silvana Salazar declaró que la investigación del caso corresponde al fuero federal al estar “vinculado a drogas”. Ante la consulta por un nuevo desaparecido, de apellido Lomeña, Salazar afirmó que pertenecía al grupo de López y Cerrudo, que la familia no había hecho la denuncia y que “se habría trasladado a la ciudad de Buenos Aires”.

El cuerpo de Héctor López fue encontrado cerca de donde ya habían rastrillado. Estaba enterrado en cal, con las manos cortadas y un golpe en la cabeza.

Todavía conmovidos por el hallazgo del cuerpo de López, mutilado y enterrado, el caso sumó otro episodio negro. Federico Lomeña no estaba en Buenos Aires como había sugerido la fiscal: fue encontrado muerto, semi enterrado y tapado con bolsas, en la zona de Playa Paraná (al sur de Puerto Madryn, en el extremo opuesto a El Doradillo). López, Cerrudo y Lomeña; tres muertos en una semana. En la ciudad, por supuesto, no se habla de otra cosa.

Un par de horas después del hallazgo, las autoridades provinciales anunciaron la detención de cuatro personas por los homicidios, con el aporte de testigos de identidad reservada. Hoy, miércoles 19 de diciembre, se sumó otro detenido, hijo de un policía retirado. Según la mencionada fiscal, un menor de 16 años, que declaraba como protegido, se quebró y se autoincriminó por los asesinatos. “No descartamos la participación de autores intelectuales”, cerró Salazar.

¿Cuatro personas –dos que no superan los 18 años– fueron las que secuestraron, torturaron, mataron, enterraron y mutilaron a las víctimas?

El área de drogas, a provincia

Mientras el cuerpo de López no aparecía pero sí su DNI, celular y ropa ensangrentada por la incansable búsqueda de su familia, el ministro de gobierno Federico Massoni decidió descabezar la unidad Drogas Peligrosas de Puerto Madryn. “¿Por qué desarticular esta área si se trata de un ‘ajuste de cuentas’?”, le preguntamos en la conferencia de prensa. “Personalmente no estaba satisfecho con el trabajo que se venía realizando. La falta de información sobre algunas cuestiones que surgían en esta investigación precipitó un recambio de la cúpula. El área de drogas no va a depender más de Jefatura de Policía sino que va a quedar absorbida por lo que será una agencia de drogas. Estamos pensando en hacer una adhesión a lo que es la normativa nacional en cuanto a los delitos de narcomenudeo, que pasen a la justicia provincial”, explicó Massoni. “Les adelanto algo más: hablé con Burzaco para manifestarles la necesidad de que se involucre el gobierno nacional con los pedidos que le venimos haciendo, fundamentalmente escáner móvil para las rutas 3 y 40, las vías de ingreso a la provincia”, concluyó.

El ministro de gobierno provincial decidió descabezar la unidad Drogas Peligrosas de Puerto Madryn. “No estaba satisfecho con el trabajo que se venía realizando", dijo

 

¿Por qué no se investiga el caso León?

“No tenemos ningún elemento para vincular las muertes con el caso de desaparición de Gastón León”, explica la fiscal Salazar en conferencia. Una vez finalizada la ronda de prensa, afuera de la fiscalía Viviana Araujo se encuentra con el procurador de Chubut, Jorge Miquelarena. “Dénme una uña aunque sea, quiero llorar a mi hijo”, le ruega. “Usted sabe que lo estamos buscando y vamos a seguir buscándolo”, le asegura el funcionario, al menos hasta que la Corte Suprema de Nación defina la competencia del caso. Hace unos meses, la familia contrató como perito de parte al renombrado policía de Río Negro Marcos Herrero, adiestrador de canes. Luego de investigar, generó pruebas que consideró importante para la causa, según el informe entregado a las autoridades, quienes decidieron no avanzar en esa línea. Este 24 de diciembre se cumplirán 7 meses desde que desapareció Gastón. Su familia espera justicia.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241