Cuando el territorio es piel, el monte no se toca

por Revista Cítrica
22 de agosto de 2022

En la provincia de Córdoba, el gobierno local lleva a cabo una faraónica obra ilegal que viola sistemáticamente el Acuerdo de Escazú. En este contexto, ambientalistas son perseguidos por la policía y la justicia, quienes apañan a las empresas que siguen arrasando el monte nativo.

"Ante lo ilegal de la legalidad. Ante la desproporción de fuerzas. Ante una justicia injusta. Ante la represión... El cuerpo como Última Ratio... Cuando el territorio es piel. ¡El monte no se toca! ¡Paren las Máquinas! ¡No a la Autovía de Punilla! #ElYuspeNoSeToca #NoaLaAutovia".

El mensaje es contundente. Pertenece a la organización ambiental "Vecinos por el Ambiente Punilla", en la provincia de Córdoba. Luchan con todas sus fuerzas para defender a la naturaleza, al poco monte nativo que queda en la Docta, una provincia arrasada por el extractivismo. Hace pocas horas realizaron un escrache contra el intendente de Cosquín, Gabriel Musso. Tratan de frenar a las topadores con los propios cuerpos, y con todas las almas. 

Van a la Justicia. Esa Justicia que los ningunea. Pero luchan igual. Y amplían la denuncia por Delito Arqueológico sobre el Yacimiento El Ancon - Río Yuspe, contra la empresa SACDE,  una de las Constructoras de la Autovía de Punilla, y al Estado Provincial. La denuncia es por la intervención en Sitios y Lugares sagrados de las comunidades originarias. SACDE fue contratada por 'Camino de las Sierras' para actuar en Cosquín Molinari y Zona Reserva Natural Yuspe, denunciaron desde las asambleas de "Unidos por el Monte" y "Vecinos por el Ambiente".

Solicitan que se respete la Ley de Territorialización de las Comunidades Originarias, la consulta previa e informada sobre la intervención en sus territorios y el respeto a la presencia de las culturas preexistentes. Eso piden. Lo que la mismísima Justicia desrespeta.

La denuncia la realizaron ante la Fiscal Paula Kelm, quién días atrás emitió la orden de imputación de todo aquel que impidiera el paso de la empresa, en resguardo del Patrimonio Arqueológico. Todo es una trampa burocrática para que el extrativismo siga destruyéndolo todo.

En Cosquín, después de tantos años de colonialismo, la Comunidad Kamiare Comechingon reivindica su presencia y sus lugares sagrados. Las Comunidades firmantes fueron: Comunidad El Ancón - Sikiman (Cosquín), Comunidad Timoteo Reyna (Cosquín), Comunidad Luisa Campos Maldonado (Tanti). Y acompañaron la presentación los abogados Joaquín González y René Amsler.

Pero nada alcanza. Hay una medida cautelar que debería impedir que tanto el Gobierno de Juan Schiaretti como las empresas licitantes continúen con la destrucción masiva de lo poco que queda. Y sin embargo, la Justicia mira para otro lado, la medida lleva un año sin respuestas, y las máquinas avanzan sin piedad. Este sábado amaneció como cualquier otro día de lucha, de tomar un té o un café, de cargar el termo y el mate para el camino, de salir a las corridas, para tratar de frenar a las topadoras bien temprano, para evitar que avancen, y para que la lucha no solamente sea fotografiar, filmar y denunciar en redes sociales (porque los medios hegemónicos de propaganda masiva de comunicación están cooptados por este sistema de exfoliación de la naturaleza. Es decir, sus silencios son extremadamente cómplices).

Fueron como pudieron. Llegaron con el último aliento, pero frenaron a los tractores, inmensas topadoras de toneladas y toneladas de acero y violencia. Lo que no advirtieron fue que les tenderían una emboscada, literlmente: "Estuvimos detenidxs varias horas, cuatro personas que estábamos defendiendo el ambiente. Ocurrió a pocos metros del Río Yuspe, por donde el gobierno provincial de Córdoba pretende hacer pasar la nueva autovía", cuenta Majo, una de las detenidas. 

"Queremos difundir de la mayor manera posible para que se sepa qué es lo real, lo que está pasando, y que se difunda lo más posible lo que está ocurriendo en Córdoba", señaló. Narró además que el "lugar a donde a nosotros nos detuvieron es parte del bosque nativo, del 3% que queda de Córdoba, y se trata de la misma autovía ilegal que quiere hacer el gobernador Schiaretti en distintos tramos de la provincia". 

La ambientalista explicó que vecinos y vecinas están "defendiendo al medio ambiente en la zona cercana al Río Yuspe, pero también hay resistencias en otros lugares, porque la autovía es muy larga. Nosotros -particularmente- estamos ubicados en la punta norte, donde ya está licitado, y va a seguir en próximos tramos, hasta la Cumbre, pero esa parte todavía no está ni licitada ni pautada", detalló.


  
Sin atenuantes, consignó: "Acá ya es un desastre". Explicó que hay distintos tramos "de la misma lucha. Fue licitado en partes a propósito para que nos tengamos que repartir. Pero aquí estamos, tratando de repartirnos y de apuntalar en todos los lugares que podemos". 

Señaló con detalle que "lo que viene pasando en el Río Yuspe -a la altura de La Ollita- es terrible. Ya están ingresando máquinas de 50 toneladas que arrasan absolutamente con todo, un por un ancho de 100 metros. Y hace cuatro semanas que varios vecinos y vecinas autoconvocados y autoconvocadas nos venimos juntando para registrar el daño arqueológico y del bosque nativo que se está haciendo". 

"Lo que nosotros hacemos es tratar de registrar de forma constante la destrucción a través de fotos y videos, frenando las máquinas (cuando podemos) y pidiendo a la empresa que demuestre por qué está avanzando de forma ilegal sobre la denominada Zona Roja, sin consulta con las comunidades, avasallando los derechos de todas las personas que eligieron vivir en un ambiente sano", resaltó.

Explicó además que no poseen información. Que ya han pedido hábeas corpus, una medida cautelar para que la obra frene hasta que la Justicia se expida. "En Cosquín, en los Tribunales Federales de Córdoba, en el TSJ de Córdoba y en los tribunales federales, en todos lados. Y ya no hay muchas formas más de defender lo que es de todos y todas, si no es poniendo el propio cuerpo". 

Como la Justicia no responde. El Gobierno es cómplice. La empresa avanza sin piedad. Y el escenario es tenebroso, no les quedó otra que arriesgar sus vidas por la vida misma: "Es por eso que ayer fuimos -una vez más- a defender al bosque, y a ver cómo estaban dañando todo en la zona, como para que -por lo menos- no quede impune. Para que la gente se entere. Porque la gente no se da cuenta de dónde va a caer. No puede llegar a dimensionarlo. Y es por las cuestiones cotidianas, porque no es fácil llevar la vida diaria, trabajar, darle de comer a los chicos, criarlos, y además estar participando de la defensa de la naturaleza. Entonces la empresa aprovecha la crisis, aprovecha que la gente no se puede ocupar de estas cosas tan importantes, y -por supuesto- le esconden esta información". 

La ambientalista desentraña la trampa: "Las maquinarias están trabajando monte adentro, y no sobre la ruta. Entonces la gente piensa que todavía no está pasando nada. Pero la realidad es que ya llegaron a La Ollita, y arrasaron con bosques de chañares, con bosques de guindillos, con toda la Cuenca del Arroyo Matacaballos. Por la Cuenca del Ancón ya pasó la máquina. Arrasó con todo". 

LA PERSECUCIÓN, LA DETENCIÓN, LA CRIMINALIZACIÓN

"Lo que ocurrió el sábado fue que -con unos compañeros- decidimos ir a frenar a la máquina antes de que salga. La agarramos justo cuando estaba cruzando el alambrado", cuenta la defensora ambiental, específicamente sobre las detenciones ocurridas el último fin de semana. "En ese momento la máquina freno ahí. Para nosotros era un día como todos los demás, siempre en la lucha. Pero se ve que ellos ya habían tomado la decisión de disuadirnos rápidamente y sacarnos velozmente de encima, antes de que llegasen más compañeros y compañeras, quienes van llegando alertados a medida que pueden". 

Pero este sábado 20 de agosto decidieron actuar de manera diligente y en una cuasi emboscada: "Nos llevaron presos a cuatro ambientalistas. Nos inventaron el motivo: 'resistencia a la autoridad'. Se nos tiraron encima. Nos atraparon por fuera del camino de la máquina, ante lo cual la máquina podría haber avanzado sin problemas -si querían- y sin arrestarnos. Nos podrían haber corrido, tranquilamente, sin llevarnos presos. Sin embargo nos capturaron igual; aunque seamos defensores ambientales y estemos amparados por el Acuerdo de Escazú. A ellos no les importa nada. Terminan violando estos acuerdos internacionales que nacieron para la defensa del medio ambiente". 

"Posteriormente estuvimos varias horas en la comisaría, por averiguación de antecedentes. A dos nos liberaron en un principio, por cuestiones de salud; y a otros dos decidieron trasladarlos, y llevarlos a Carlos Paz, para hacer también 'averiguación de antecedentes'. Todos y todas sabemos que eso se lleva a cabo mediante un trámite digital. Pero hacen este tipo de maniobras para desgastarnos, para que tengamos que movilizarnos y acompañar a los compañeros detenidos. Y así fue. Todo el grupo se movió hacia Carlos Paz, y nos quedamos ahí hasta que los compañeros fueron liberados", contó la ambientalista. 

Recalcó -finalmente- que "la Justicia es cómplice de todo esto. Y sigue al pie del cañón, acompañados por la policía; y todos protegiendo a esta empresa ilegal que está aplastando todos nuestros derechos. Sin embargo, debo decir también que no habrá nada que aplaste nuestra manera de pensar; no hay nada que aplaste la ganas de defender al medio ambiente y es por eso que vamos a seguir adelante con esta lucha".

La ambientalista reflexionó y sostuvo: "Ellos solamente están construyendo una autovía. Nosotros estamos construyendo algo mucho más grande, un mensaje para las futuras generaciones, sobre defender lo que es nuestro, y de seguir eligiendo cómo vivir".

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241