De Andalgalá a Comodoro Py, 12 años de resistencia

por Estefanía Santoro
Fotos: Agustina Salinas
02 de marzo de 2022

Cinco integrantes de La Asamblea El Algarrobo caminaron desde Andalgalá hasta Buenos Aires para exigir a jueces y representantes de la Corte Suprema que prohíban que la multinacional Yamana Gold continúe contaminando y saqueando el agua de Catamarca.

Eliana, Raúl, Gladys, Ezequiel y Margarita, cinco integrantes de la Asamblea El Algarrobo de Andalgalá, recorrieron 1500 kilómetros hasta llegar a la Ciudad de Buenos Aires para exigir a jueces y representantes de la Corte Suprema que prohiban que la empresa de origen canadiense Yamana Gold continúe contaminando y saqueando el agua de Catamarca a través de la explotación del proyecto Agua Rica ahora llamado MARA. Una caminata de resistencia que comenzó el 23 de febrero y finalizó hoy en Tribunales.

La historia siempre es la misma. Las empresas multinacionales desarrollan actividades mineras sin licencia social y violan leyes vigentes, con el aval de los gobiernos de turno. Pero cada vez son más los pueblos que se levantan para denunciar estos atropellos del modelo extractivista. La movilización más reciente es la que rechazó la exploración de petróleo en el mar argentino. Ya en 2019 sucedió en Mendoza con el no a la minería contaminante, en Chubut con el no a la zonificación minera y en San Juan contra la empresa Barrick Gold, con vecinxs que continúan sufriendo las consecuencias del desastre ambiental en el departamento de Jáchal. 

Esa también es la historia de resistencia del pueblo organizado de Andalgalá en Catamarca, que desde hace más de 10 años lucha contra la empresa Yamana Gold denunciando que el proyecto minero Agua Rica viola la Ley de Glaciares. Los daños ambientales que dejaron Bajo La Alumbrera y las exploraciones e intentos por explotar otras minas aún continúan. Las empresas no solo no se van del territorio, sino que por el contrario se potencian: Agua Rica y La Alumbrera conforman ahora el nuevo proyecto MARA y pretenden extraer oro, plata y cobre del emprendimiento que quedó varado después de la represión de 2010 y mandar los minerales, a través de una cinta exportadora, a las instalaciones –hoy teóricamente en desuso– de Bajo La Alumbrera. En Catamarca, la misma provincia que sufre la explotación de Litio de la empresa norteamericana Livent, que ya secó el río Trapiche y ahora pretende extenderse a Antofagasta de la Sierra en la puna catamarqueña, para continuar saqueando agua. 

Este miércoles llegaron a Buenos Aires, pero antes pasaron por distintas comunidades que - al igual que ellxs- se levantaron contra el modelo extractivista empresarial apoyado por los Estados nacionales y provinciales. Ezequiel Moreno, uno de los caminantes nos cuenta de la resistencia histórica de un pueblo entero que le dice no a la megaminería. 

“Primero fuimos a Belén, el pueblo más próximo que tenemos, que comparte esta lucha, son los primeros afectados, está a 80 kilométros y viene sufriendo este ecocidio de la empresa La Alumbrera ubicada a 30 kilómetros de la ciudad. Estuvimos en Chilecito y Famatina, donde vienen con una lucha muy grande expulsando a un gigante como la Barrick Gold; en Córdoba donde están luchando contra la construcción de un autovía que rompería los cerros y los cauces de los ríos que pasan por Sierra Chica. En Córdoba capital participamos de una feria agroecológica con pequeños productores que producen sus alimentos totalmente libres de tóxicos, agroecológicos y orgánicos, de ahí nos fuimos a Rosario al Puerto general de San Martín, donde La Alumbrera tenía su propio puerto por donde pasaba el Tren Azul hasta Tucumán trayendo todos los bienes comunes de Catamarca y se los llevaban por el Paraná. Fuimos a conocer lo que creíamos que eran las venas abiertas de Andalgalá y en realidad nos dimos cuenta de que son las venas abiertas de toda la Argentina porque por ahí se van todos nuestros bienes comunes: el desmonte, el petróleo, los cereales, los minerales. Tomamos dimensión material de la contaminación que existe en el territorio. En San Nicolás nos contaron la problemática que tienen con el Ecoparque, han hecho un dragado del brazo del río que causó un desastre en toda la reserva natural y en Ramallo tienen la problemática del dragado en la playitas del río Paraná donde también están ocasionando un desastre natural.”

- ¿Qué reclamos traen a Buenos Aires?

-Andalgalá hace 12 años que camina exigiendo justicia para que se clausure el yacimiento de Agua Rica. El sábado cumplimos 630 caminatas y la idea es llevarla hacia los diferentes territorios que también están en lucha contra el sistema extractivista. Trajimos dos petitorios a la Corte Suprema y a Comodo Py.  El gobierno de Catamarca con la Justicia provincial y la empresa Yamana Gold en connivencia declararon el año pasado la inconstitucional de la ordenanza 029/16, esa no es competencia de la provincia así que exigimos que se levante esa medida y pedimos clausura definitiva e inmediata del proyecto de esta empresa porque no solo está violando nuestra ordenanza municipal, viola también la Ley de Glaciares, la Ley Nacional del Ambiente, el artículo 41 de la Constitución que dice que tenemos derecho a vivir en un ambiente sano y la autodeterminación de los pueblos.

- ¿Qué pasó hoy en Comodoro Py?

-Nos recibieron, entregamos nuestro petitorio y va a ser tratado por la Cámara Federal de Comodoro Py. Estamos contentos de que nos hayan recibido. Sabemos que la Justicia tiene muchas trabas burocráticas porque de hecho la Corte Suprema cajoneó nuestro amparo. 

- El presidente en su discurso de apertura de sesiones habló de implementar acciones para la defensa del medio ambiente ¿Qué hay de verdad en esa frase?

-Sabemos que es un doble discurso, un discurso demagógico para las cámaras porque no se está haciendo cumplir ninguna ley. Este gobierno y todos los gobiernos son extractivistas y no estaban haciendo defensa del medio ambiente. El año pasado tuvimos 12 compañeros judicializados por defender el territorio, pedimos reunión con el ministro de ambiente Juan Cabandie y no nos atendió. Nosotros creemos que es una burla más y una manera de distraer a las personas que aún no han despertado pero igualmente sabemos que el pueblo se está levantando, está haciendo valer su autodeterminación y el acuerdo de Escazú. Estamos tranquilos porque la gente está queriendo hacer valer su derecho y eso da esperanza.

-¿Cómo sigue la lucha contra Yamana Gold?

-La empresa cambió el nombre del proyecto Agua Rica por MARA y están trabajando porque el gobierno de la provincia Catamarca le aprobó el informe de impacto ambiental. La empresa ya tiene un amparo que prohíbe que abra la mina, con este nuevo proyecto integrado con La Alumbrera -la primera empresa transnacional en llegar a Argentina para a explotar la mega minería- que ya ha hecho un ecocidio terrible secando el río Vivís y haciendo desaparecer al pueblo de Manaos. Lo que quieren hacer es usar el dique de colas que ya está instalado en la infraestructura de la alumbrera, que está a 40 kilómetros de Andalgalá y a 20 kilómetros de Belén. El cerro donde está el proyecto Agua Rica es un cerro donde hay una vertiente del río Minas que es el que le da de tomar agua a toda la población, quieren romper el cerro, hacer una cinta transportadora de 10 kilómetros por dentro con un túnel y transportarlo por un cable carril hasta el dique de cola que está en La Alumbrera. En ese dique de cola hay un viaducto que recorre 317 kilómetros que pasa por Andalgalá, Villamil, Aconquija y termina en Tucumán. Hay un tren que se llama tren azul que va al puerto de San Lorenzo donde sacan todo el mineral. Queremos denunciar que el viaducto se ha roto un montón de veces y como está en medio del monte nadie lo controla. Venimos a denunciar la contaminación territorial que están llevando adelante desde hace más de 25 años.

 

La dictadura minera

En abril de 2021 ambientalistas y activistas defensores del agua de Andalgalá fueron perseguidxs, hostigadxs, detenidxs, torturadxs y criminalizadxs. La sociedad consciente salió a las calles como lo hizo históricamente cada sábado en las caminatas en defensa del agua para recordarles a los poderes de turno que la megaminería no tiene licencia social en Catamarca. La respuesta del Estado fue represión.

- ¿Cómo siguen las causas de les compañeres detenidos el año pasado?

-Hace un año y medio que tenemos 12 compañeros que están judicializados por una causa que tiene un montón de irregularidades, sin una denuncia firme, no hay ninguna prueba que incrimine a nuestros compañeros. Nosotros denunciamos que vivimos en una provincia que está bajo una dictadura minera porque somos perseguidos por todos los estamentos políticos. El año pasado estuvimos militarizados. El Ejército, Gendarmería y el grupo  de choque que tiene la provincia de Catamarca nos persiguieron, violaron nuestros derechos humanos. A los compañeros que fueron detenidos les pegaron, a uno le quebraron la costilla, a otro le pisaron la cabeza, a una de las compañeras personal masculino le pegó piñas, y las causas siguen abiertas. Gracias a la presión popular quedaron en libertad, pero con una caución donde le exigían el pago de 300.000 pesos, una burla porque la mayoría de nuestros compañeros son artesanos, profesores, pequeños productores trabajadores de la tierra que no pueden pagar esa suma de dinero. La Asamblea y los vecinos de la comunidad han aportado para poder pagar a los abogados que han defendido a los compañeros y después la caución de 300.000 pesos a cada uno. Hay compañeros que no pudieron venir porque se les prohíbe salir de su territorio, tienen que firmar todos los meses e ir a la Fiscalía para mostrar que están en Andalgalá. Ahora estamos buscando que las causas se cierren definitivamente y se los absuelva.

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241