“La situación de la comunidad travesti-trans-no binarie es insostenible”

por Revista Cítrica
Fotos: Ninja Audiovisual
05 de junio de 2020

La extrema vulnerabilidad, exclusión y abandono que sufre la comunidad Trans-Travesti - No Binarie en la Ciudad de Buenos Aires se profundizó en época de cuarentena. Desde la Asamblea TTTNB ponen de manifiesto que las políticas de contención del Estado no llegan.

Por Ese Montenegro*

A algunos compañeros trans les llegaron a sus domicilios bolsones con una etiqueta que dice ‘asistencia para población trans en emergencia por Covid-19’ enviados por el Gobierno de la Ciudad. A un compañero le llegó el bolsón, pero en vez de tocarle su puerta se lo dieron a las personas que viven abajo y que ni sabían que era un varón trans. Cuando sos una persona trans es un problema alquilar, el contrato se lo hizo su mamá y dijo que iba a vivir su hijo, ahora sus vecinos se acaban de enterar que es trans. Yo me presento como varón trans, pero decirlo o no es una decisión individual y está garantizado por la Ley de Identidad de Género, no podés obligar a nadie a decirlo.

El Gobierno de la Ciudad está violando la confidencialidad de los datos, es una situación que puede poner en riesgo una vida. El compañero estaba aterrado porque no sabemos si la persona que lo recibió por error es un transfóbico y lo puede querer matar o violentar, es un nivel de exposición muy grande.

El Gobierno de la Ciudad está violando la confidencialidad de los datos.

Hay personas trans que realizaron el cambio registral de nombre en su DNI, pero en Afip y Anses siguen figurando con el nombre anterior. Cuando salieron los planes o asignaciones de emergencia por la pandemia y fueron al banco o al correo para acceder al beneficio figuraban con su nombre anterior. El Estado quiere proponer políticas y acciones de protección a quienes históricamente están vulnerades, pero a la vez el mismo Estado genera prácticas que refuerzan esa vulneración. Yo que no tengo el cambio registral, cuando voy a un hospital en CABA me escanean el DNI, no tengo opción de ingresar mi nombre, cuando la ley sí me autoriza.

Muchas personas travestis-trans-no binaries no tienen documentos. Esta es nuestra realidad, y se convierte en una barrera infranqueable de acceso a las políticas de subsidios económicos ejecutadas en este tiempo desde el Estado. Las cuales valoramos y necesitamos con urgencia.

A estas situaciones se le suma que seguimos con el faltante de hormonas de testosterona para varones trans. Hay territorios en particular como La Matanza que ni siquiera les están dando bolsones de comida. El conflicto del faltante de hormonas viene desde junio del año pasado, cuando los laboratorios renunciaron a los contratos de licitación, el gobierno macrista lo sabía pero no lo solucionó. Este año hubo compras fuera del circuito regular de licitación donde han repuesto los tratamientos hormonales de feminización, que son los que usan las compañeras trans, pero los de varones todavía no están disponibles en el sistema público. El Estado nos viene prometiendo hace meses estos tratamientos y aún no llegaron.

Hoy una caja de las hormonas de las que uso yo sale cinco mil pesos, hay personas que ya tuvieron que descontinuar su tratamiento porque desde el Estado ya no les están proveyendo y no las pueden comprar. Estamos hablando de comunidades que no pueden acceder a un trabajo formal y que en esta instancia de pandemia se vuelve más difícil. Yo, por ejemplo, soy librero, las ferias están cerradas, no tenemos ingresos fijos. A través del Teje Solidario estoy asistiendo a una compañera trans que le están cobrando 12 mil pesos por una habitación de 4x4 y bajo amenaza porque nadie le quiere alquilar a una persona que no tiene trabajo formal y no da con los estereotipos de personas que la sociedad aprecia o valora. 

Nadie le quiere alquilar a una persona que no tiene trabajo formal y no da con los estereotipos que la sociedad  valora. 

No tenemos trabajo, no tenemos cambio registral, y aunque tengamos la plata no podemos firmar ningún contrato de alquiler. Para que esto mejore tiene que haber personas trans pensando, ejecutando y monitoreando las políticas de Estado. En los equipos del Ministerio de Salud de la Nación no hay personas trans pensando políticas de salud para personas trans. Pueden tener buenas intenciones, no lo dudo, pero no alcanza. No se nos reconoce nuestro saber comunitario y eso es violencia epistémica, ponen a personas cis a pensar políticas sobre comunidades especificas a las que ni siquiera escuchan. Es desgastante tener que estar diciendo todo el tiempo ¡miren que existimos!

*Activista trans masculino, docente y editor. Integra la Asamblea por la Salud Integral travesti-trans-no binarie, espacio desde el cual han visibilizado la situación de extrema vulnerabilidad de esta comunidad. El 3 de junio emitieron un documento donde relatan sus realidades y demandas. 
 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241