Colombia en llamas, entre el ajuste impositivo y los asesinatos en las calles

por Revista Cítrica
Fotos: Colombia Informa
03 de mayo de 2021

Al menos 21 homicidios se registraron desde el comienzo del Paro Nacional convocado como respuesta a la Reforma impositiva del Gobierno de Iván Duque. Militarización, violaciones a los derechos humanos y una sociedad cada vez más empobrecida.

El pueblo colombiano está en las calles desde el 28 de abril, cuando comenzaron las manifestaciones en el marco de un gran Paro Nacional en contra de la Reforma tributaria que busca aumentar el IVA de los productos de primera necesidad e incrementar el costo de los servicios públicos, además de otros impuestos dirigidos a la clase media. Mientras tanto, el país vive una gran crisis económica, con un aumento del 42% de la pobreza desde el comienzo de la pandemia.

Con la gente ocupando el espacio público como escenario del descontento generalizado, la respuesta del Gobierno de Iván Duque fue la militarización de las calles y una feroz represión para frenar las protestas. La sociedad civil y organismos de derechos humanos han denunciado todo tipo de abusos de las fuerzas policiales: asesinatos, detenciones ilegales, desapariciones y mujeres abusadas sexualmente.

Nicolás Arias, periodista de la agencia de comunicación Colombia Informa, aporta datos de contexto: 

*La plataforma Defender la Libertad registró 21 homicidios desde el 28 de abril y 503 detenciones arbitrarias, “aun cuando la protesta está amparada por la Constitución”.

*Se produjeron al menos 42 agresiones a defensores de derechos humanos y prensa.

*Hubo 10 casos de violencia sexual, entre ellos una violación a una mujer en Cali.

*Se registraron 208 heridos y 8 lesiones oculares cometidas por la Policía.

*La ONG Temblores y su plataforma Grita han tomado nota de 940 casos de violencia policial y 30 casos de disparos de armas de fuego en distintas ciudades. 

*En Cali hay tres personas desaparecidas

Arias explica: “Esto es una muestra de las violaciones a los derechos humanos que ha cometido el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), pero también miembros de la Policía y del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) y el Ejército. Ningún integrante del Gobierno se ha pronunciado con respecto a los asesinatos, ni a las detenciones y desapariciones, tampoco hay investigaciones sobre estas violaciones a los derechos humanos”.

 

Lo que está en juego

El nuevo plan de recaudación impositiva no es la única avanzada de Duque contra el bienestar de las mayorías. En septiembre del año pasado se había puesto en marcha una reforma del sistema de salud: “Nosotros hacemos aportes que van al Estado y ese dinero solo puede destinarse para salud. Ellos quieren darle otro destino a ese dinero sin necesidad de justificarlo. Quieren vaciar los hospitales públicos y obligar a las personas a contratar obras sociales prepagas”. Así lo explica Diana Lucía Ochoa Doula, investigadora y docente sobre temas de género y sexualidad.

El enojo popular va más allá de la reforma tributaria, que viene acompañada de un paquete más amplio de medidas que afectan a los sectores más desprotegidos y con menores recursos: “La reforma tributaria hizo que el pueblo se enoje mucho más. La gente la está pasado muy mal. Somos uno de los países del mundo con menos vacunados. El manejo de la pandemia ha sido desastroso. La gente, literal, se está muriendo de hambre”. 

"Ningún integrante del Gobierno se ha pronunciado con respecto a los asesinatos, ni a las detenciones y desapariciones, tampoco hay investigaciones sobre estas violaciones a los derechos humanos."

Dice que “la reforma tributaria pone un aumento del IVA en la canasta básica, aumento de servicios públicos y unos impuestos para la clase media”. Así, “a quienes ganan más de 500 dólares les tocaría pagar un impuesto y a quienes ganen más de tres salarios mínimos (200 dólares), se les suma otro impuesto”. Sin embargo, “no ponen impuestos para quienes tienen grandes riquezas, los sectores de poder, ni los banqueros, que son los que más se han enriquecido durante esta crisis”.

¿Cómo es la situación actual? “Frente al descontento que se vio en las calles, ayer Duque anunció que no va aumentar el IVA de los alimentos y otras modificaciones más, pensando que eso iba a hacer que la gente retroceda, pero fue peor. Lo que hizo fue retirar el texto de la reforma para después meter otro texto donde haya consenso, pero solo con los grandes partidos, no va a hablar con la gente que es la que hoy está en las calles rechazando la reforma”.

Sobre el cerco mediático: “Los canales colombianos no informan lo que está pasando en las calles desde la convocatoria multitudinaria del 28 de abril. Hay dos canales oficialistas y otro que ha tenido muchos problemas cada vez que criticó al Gobierno, entonces ya no puede salirse mucho de la línea”. 

El pueblo de Colombia continúa con convocatorias masivas. Estudiantes, feministas, la comunidad LGTBTIQ+, campesinxs, empleadxs, sindicatos e integrantes del movimiento indígena llevan adelante bloqueos, concentraciones y movilizaciones en todo el país. 

Se vive un clima de gran expectativa, con la población en pie de lucha que solicita la solidaridad internacional para visibilizar los asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad y las violaciones a los derechos humanos.

Como en otros países de la región con otros líderes políticos al mando, Iván Duque encabeza en Colombia el plan de ajuste y represión contra los sectores que se movilizan porque no se resignan a vivir en la miseria.
 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241