Claudio Gabis: "Nos dedicamos a la música por el deseo de cambiar el mundo"

por Perla Alejandra Gabisson
29 de julio de 2016

Charla con uno de los fundadores del Rock argentino sobre el estado de la música en la actualidad, los sueños de los 70 que se cumplieron y los que no.

Hace muchos años escribiste una Carta a los músicos de 1980, algo así como un Manifiesto a los músicos, que fue publicado en el número dos de la revista Mutantia. ¿Qué le dirías a los músicos de ahora después de tanto camino re- corrido?
Aquel manifiesto, o “carta abierta”, como lo llamé en esa ocasión, reflejaba mi tristeza y disgusto por la pérdida de los valores humanistas que movilizaron e inspiraron a pensadores, artistas, y a la gente en general, en la etapa fundacional del Movimiento Rock. Recuerdo que cuando lo vi publicado, sentí un poco de vergüenza, porque me pareció demasiado crítico, moralista y –te confieso- presumido. En cierta manera, eso es verdad. Creo que al escribirlo asumí una actitud mesiánica y pequé de inmodestia, así de simple. Por eso hoy, al leerlo, reconozco esos defectos (¡¡¡que no me gustan nada!!!) y pienso que debiera haberlo hecho con más humildad. Sin embargo, también reconozco que las décadas transcurridas desde entonces, me han dado de alguna forma la razón, mostrando que mucha gente del Rock, entre ella varios de sus líderes, realmente equivocaron el camino y el espíritu que nos animaba. Ese conjunto de ilusiones y deseos de cambiar el mundo fueron las razones por las cuales yo, y muchos otros jóvenes, decidimos dedicarnos a la música. Ser un artista de Rock equivalía a poseer los medios para llegar a mucha gente y las armas (¡¡¡nuestros instrumentos, claro!!!), para abrirles el coco y mostrarles un horizonte vital diferente. En algún momento, durante la década del 70, eso se perdió, y al llegar la del 80, ya era una historia no solo pasada, sino superada. ¿Cómo me di cuenta de eso? Porque la gente que integraba los nuevos grupos emergentes, su público y (muy importante), los representantes de “La Industria”, despreciaban lo que había sucedido hasta entonces, nos ninguneaban y consideraban toda nuestra obra como obsoleta, pesimista, triste, profunda al pedo... Gran parte del movimiento literario y filosófico, y casi toda la música popular, se volcaron hacia la frivolidad y el despilfarro. Hoy sabemos con certeza que fue así porque, de esa forma, el sistema consiguió adueñarse de un movimiento que le in- comodaba. Hoy se pueden ver con claridad los resultados nefastos de ese “golpe de estado” estético y moral que inició la decadencia del Rock tal como lo entendíamos nosotros en la década del 60. La música popular se volvió mediocre. El “movimiento Rock”, si bien no murió, está muy desvirtuado y debilitado. Yo pienso que necesariamente debe dejar paso a algo nuevo.

¿Qué les diría a los músicos de hoy?
Les diría que ser artista, aparte de constituir una maravillosa profesión que abre el coco, emociona, hace conocer mundo, divierte, y hasta puede generar enormes fortunas, implica también una gran responsabilidad: colaborar en la evolución y el crecimiento espiritual de la Humanidad. No todos los artistas, es cierto, están obligados a trabajar para conseguir esos logros, pero la verdadera misión de los artistas es esa, y cuantos más se aboquen a ello, más probabilidades tendrá el ser humano de sobrevivir y mejorar. De lo contrario (¡¡¡y no solo por culpa de los músicos, los pintores, los literatos, ni los actores, por supuesto!!!), nuestro destino como especie será aún más dudoso de lo que ya es, porque las obras de arte son los sueños de la humanidad, y sin soñar la muerte es segura...


¿Qué cosas crees que debe saber un músico?

Lo primero que tiene que saber un músico es cuál es la naturaleza de su materia prima. Debe estudiar mucho su instrumento, dotándose de toda la técnica que sea necesaria para expresarse como desea y necesita. No precisa ser un virtuoso, no precisa ser académico. Puede tocar poco; si eso le basta para contar lo que quiere tocar. Puede estudiar solo, en su casa, con los amigos. No necesita títulos ni nada parecido. Un buen músico debe cultivarse, leer, ver cine, discutir sobre la realidad y lo fantástico con sus pares, tratar de abrir su cabeza y su sensibilidad. Aparte, lógicamente, debe tener los medios técnicos que necesita para crear y tiene que luchar para conseguirlos. No hay que esperar que las cosas caigan del cielo. Hay que ir por ellas, inevitablemente. Mi sugerencia es que los nuevos músicos estudien, peleen por tener sus cosas y, después, luchen para que el sistema, tan vendido y amante de la mediocridad, no consigan vencerlos y puedan llevar adelante sus proyectos e ideas. Es imprescindible que los jóvenes salgan adelante ¡¡con cosas nuevas ya!!

¿Recordás alguna anécdota fundadora del Rock de acá?

No es una anécdota, pero está conectada a la pregunta anterior. El Rock Fundacional, en Argentina y en el mundo, surgió porque algunos se atrevieron a enfrentarse con lo establecido. ¡Y muchos lo conseguimos! Manal, Almendra, Los Gatos, Moris, Miguel Abuelo, Pipo Lernoud, Miguel Grinberg, y muchos más, tuvieron que patear vigorosamente el tablero muchas veces para conseguir dar existencia a algo que no existía. La moraleja que se desprende del nacimiento y posterior triunfo de los ideales que dieron vida a nuestro "Rock Argentino”, es que es posible encontrar agua en el desierto y crear un huerto donde antes parecía que no había nada.

¿Cómo ves el panorama de la música actual?
Hay muchas cosas muy malas en todas partes. En realidad, está de moda la mediocridad... Sin embargo, veo que alrededor del mundo también hay muchísima gente buena, muchos jóvenes artistas llenos de talento y creatividad, plenos de energía y con ganas de pelearla. Están en Brasil, en Argentina, en España y en la Cochinchina... Creo en los chicos, creo en su polenta, igual que creyeron muchos adultos en nosotros casi medio siglo atrás. Si el mundo está como está, es culpa nuestra, no de ellos, y estoy seguro que, una vez más, los jóvenes pondrán el pecho y surgirá algo nuevo, impredecible...Te juro que ansío verlo!

 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241