Misiones arde

por Sergio Rondán (desde Posadas)
18 de mayo de 2024

Detrás del velo de la hipnotizante naturaleza misionera se esconde una realidad de miseria generalizada: sueldos de indigencia, costo de vida altísimo, una clase gobernante enquistada en el poder y un aparato mediático blindando el plan de ajuste de la casta misionera.

Cobertura colaborativa con La Vaca.org

Son las 7 de la tarde de un viernes atípico en la ciudad de Posadas: hace varios días que el clima fluctúa entre una lluvia leve pero constante, y un cielo encapotado y frío. Llovizna y hace frío. Sí, hace frío y acá es más húmedo y penetra todo. Pero a los policías no les importa. “Nosotros estamos acostumbrados a pasarla mal… estamos acostumbrados a que nos maltraten” dice con un extraño orgullo un miembro de la fuerza en actividad, sin necesidad de mencionar al gobierno que encabeza Hugo Passalacqua.

El policía no puede dar su nombre: es la situación de muchos de los policías que se encuentran acuartelados en el Comando Radioeléctrico UR-I de Posadas. En cambio, Ramón Amarilla, suboficial retirado, sí puede dar su testimonio: “No estamos acuartelados, el comando está operativo. La calle fue cortada por la municipalidad”. Algo de razón tiene porque la cartelería de la municipalidad de Posadas es la que anuncia el desvío. Pero la decena de patrulleros que atraviesan la avenida República Oriental del Uruguay, una de las arterias que conducen al centro de Posadas, muestran otra cosa.

De golpe suenan todas las sirenas de los patrulleros apostados. Una mujer con altavoz toma la palabra: “Saludamos a los camaradas de Eldorado que acaban de llegar, quiero escuchar esas bocinas y aplausos, demostremos que la familia policial no se rinde.” Misiones es una provincia que tiene 1.280.960 habitantes: unos 330 mil viven en Posadas y su área metropolitana, otros 70 mil en Oberá, a 100 km de la capital yendo hacia el centro de la provincia y otros 60 mil habitan en Eldorado, a 200 km sobre la Ruta Nacional N°12. El resto de la población vive en alguno de los 75 municipios. “Estamos esperando camaradas de Iguazú, de Wanda, de El Soberbio… de todos lados se están moviendo hacia Posadas para manifestarse. No nos vamos a mover de acá. Solo pedimos lo justo: poder darle dos comidas al día a nuestras familias y que nuestros galleteros (como se le dice al niño/a que está cursando sus primeros años de escolaridad) puedan ir a la escuela con un cuaderno y un lápiz en la mochila”. Amarilla es certero con sus palabras: la situación salarial es insostenible. El escalafón más bajo de las fuerzas cobra cerca de 450 mil pesos, por lo tanto entra en la línea de pobreza ya que no alcanza a cubrir ni de cerca la canasta básica.

Pero esta situación no sucede solamente con la policía. Los reclamos de las fuerzas de seguridad siempre ganan más notoriedad porque no son la norma. Nadie está acostumbrado a ver policías cortando calles sino más bien lo contrario. Por eso quizás el reclamo docente o de salud pase desapercibido. Aunque el caso docente es paradigmático en esta provincia ya que es una lucha que viene de hace rato y se agravó con la llegada de Milei.

“Antes del cambio de gobierno, la gestión saliente envió fondos para pagar los componentes salariales que Nación aporta al sueldo del docente de Misiones. Pero esa plata nunca llegó a nuestros bolsillos”. Jorge Romero es profesor de Historia y referente dentro de las bases docentes que se movilizan sin pedir permiso a los aparatos ni estructuras. Para entender lo que dice hay que comprender cómo funciona el salario docente. Luego de la reforma constitucional de 1994, las provincias debieron hacerse cargo de la educación. Misiones, como tantas otras, no tenía dinero para los sueldos: de ahí surgen los 1.000 días de la carpa blanca que terminaron en el famoso FONID, o Fondo Nacional de Incentivo Docente, el cual se cobra desde 1998. En el caso de Misiones y otras provincias, no solo Nación enviaba ese dinero, sino también la Garantía Nacional y la Conectividad; la primera correspondía a una suma para aquellas provincias donde los gobiernos provinciales no podían llegar al piso de la Paritaria Nacional Docente. La segunda surge luego de la pandemia. Pero en números, el FONID representaba 12.500 pesos, la Garantía unos 50.000 y la conectividad otros 12.500. ¿No se entiende? No, claro que no se entiende pero digamos que con todas esas cifras, la maestra misionera en noviembre del 2023 debería haber cobrado 250 mil pesos pero recibió 161 mil pesos.

El dinero se giró, llegó a la provincia, pero nunca a los docentes, que hasta bien entrado febrero estuvieron cobrando esa miseria. Recién a mediados de ese mes el gobierno provincial fue soltando el dinero a cuentagotas, es decir, en cuotas. El docente misionero nunca cobró su sueldo entero sino en partes, cosa bastante única en el país.

“Acá el problema viene de hace rato y es exclusiva responsabilidad de la Renovación (el partido que gobierna hace 21 años la provincia) que mantiene a los docentes en la indigencia. Y no es solo el salario, el acceso a los cargos no es transparente. No existen los actos públicos, muchos cargos se reparten a dedo. Hasta hay desplazamientos hechos a dedo, es una locura” cuenta otra docente que prefiere guardar su identidad. Actualmente un docente de grado cobra 237.000 pesos por cargo sin antigüedad: esto es, un sueldo que está muy por debajo de la línea de indigencia. Carlos Lezcano, referente de la lucha misionera lo explicó muy bien en una mesa de discusión: “Un docente con un cargo es indigente, un docente con dos cargos es pobre”.

 

El blindaje mediático

Cuando Buenos Aires pone su ojo sobre un punto del país, este cobra existencia y relevancia, tanto para bien como para mal. Ante un hecho como este, uno esperaría que medios locales estén cubriendo la situación pero en Misiones eso no sucede.

¿No hay radios o canales de televisión? Si, y bastantes, muchos de ellos bajo la órbita de Multimedios SAPEM (Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria) siendo Canal 12 su nave insignia. El aparato comunicacional de la Renovación maneja los medios públicos para imponer su discurso de una Misiones blanca, pura, radiante y mayormente rubia. Quienes no están bajo la órbita directa de SAPEM reciben de una u otra manera dinero para mantener una férrea bajada de línea. En este caso, ninguno de esos medios cubren la situación.

Un ejemplo: se escuchó a Jorge Rial decir al aire que intentó comunicarse con colegas de Misiones para pedir un móvil pero que nadie respondió. Rodrigo Aranda, vicepresidente de SAPEM y hermano de Ramiro Aranda, ministro de Educación provincial, dio la orden de no cubrir nada. Todos son comentarios off the record, por supuesto: nadie quiere quedar expuesto. Es por eso que los cortes de ruta que los docentes vienen realizando hace un mes por toda la provincia no tienen difusión: la gente no se entera. Solo trascendió cuando un gendarme muy suelto de lengua amenazó con disparar pero quedó en eso: en un producto de la memética actual.

“Canal 12 es un medio oficialista que no dice nada. Solamente muestran las Cataratas y pajaritos, eso es Misiones para ellos. Nosotros venimos protestando desde enero. 10 días estuvimos acampando en la Casa de Gobierno y no vino nadie. Nadie nos recibe, esta situación es extrema y de acá no nos movemos”. Lo mismo pasa con docentes o personal de salud. Nadie recibe a nadie, los aumentos que se dieron en febrero no llegaron al 10% y se realizaron por decreto. Mientras tanto, el gobierno de Misiones se muestra como un ejemplo de educación y de salud desde sus medios y las redes.

"Seguir luchando hasta que la dignidad se haga costumbre"

Pero en las calles, pese al frío y la lluvia, el clima arde. La semana que pasó los docentes cortaron la Ruta Nacional N°12, que bordea el Paraná y la Ruta Nacional 14°, bordeando el Uruguay. Buscaron al ministro de Hacienda, Alfredo Safrán, que nunca apareció, lo mismo el ministro de Educación Aranda. Intentando burlar el cerco mediático, se enteraron de que el vicegobernador iba a estar en un streaming del grupo SAPEM y lo encararon en YouTube pero también lo esperaron a la salida del programa. Lucas Spinelli huyó en una fastuosa camioneta 4×4 y casi provoca un accidente. Al día siguiente, los docentes marcharon hacia la Legislatura, que se hallaba vallada y con un cerco policial, cosa nunca antes vista. Hubo forcejeos, insultos al gobierno provincial, se tiraron vallas. Los policías solamente estaban haciendo de escudo sin usar la fuerza, aunque también tuvieron que escoltar a los diputados de la Renovación que huyeron por una salida lateral.

“Nosotros de acá no nos vamos. Lo nuestro va a ir hasta las últimas consecuencias. Alguien tiene que venir, dar la cara y hablar, tenemos vocación de diálogo” sentencia Ramón Amarilla. No se siente asustado por el “comité de crisis” de Patricia Bullrich. Los docentes tampoco, y ya comienzan a movilizarse desde toda la provincia. La batalla dura se dará el lunes, cuando el gobierno anuncie el aumento que tiene planeado. “Nos van a ofrecer solamente un aumento por encima de la inflación de abril, ya se sabe. Pero nadie va a aceptar eso” dice Jorge Romero y plantea la forma del futuro: “Vamos a seguir luchando hasta que la dignidad se haga costumbre”.