Revista Cítrica

“Tenemos una historia de militancia feminista en la Argentina”


31 de enero de 2018

Machismo, denuncias de abusos y acosos, desigualdad, pero también deseo y placer. Marina Mariasch, del colectivo Ni una Menos, reflexiona sobre la lucha feminista y el próximo Paro Internacional de Mujeres.

Fede Imas
Click en la foto para ampliar

Militante feminista que forma parte del colectivo Ni Una Menos, Marina Mariasch también forma parte del portal Latfem noticias. Es docente universitaria y escritora: es autora, junto a  Mercedes D‘Alessandro y Florencia Angiletta, de ¿El futuro es feminista? Con todo ese recorrido, reivindicó en Canal Abierto  que las mujeres, lesbianas, travestis y trans ya no callan los abusos sexuales perpetrados por músicos, actores, directores de cine y tantos otros machos más.

“En Latfem publicamos hacia fin de año una nota haciendo un balance sobre lo que fue 2017. Pensamos en ese año como uno en donde hubo un giro denunciante (sobre los abusos) y una de las cosas más importantes que pasó en términos de género fue que hubo muchísimas denuncias por parte de mujeres, chicas, lesbianas, travestis y trans. Fue un año donde hubo muchísimas denuncias, sobre todo en los medios de comunicación  y en las redes sociales. Esto es realmente recibido como algo positivo porque quiere decir que las mujeres ya no nos callamos más frente un abuso y tampoco frente a un acoso, que no es exactamente lo mismo, pero que es una situación incómoda. Desde ya que los casos de abuso son indiscutibles, esto no se pone en tela de juicio, y los de acoso tampoco, pero sí estamos reflexionando sobre si esta vía de la denuncia es la que buscamos para el cambio cultural que esperamos frente a una sociedad patriarcal.

Estamos viviendo un cambio en el paradigma en el pacto de intercambios en la sexualidad en donde hay situaciones que ya no permitimos más. Acá entramos en ese hashtag TimesUp, que se traduce como ‘hasta acá llegamos, este es el tiempo en que ya no va más´. Entonces las denuncias son una marca de que ya no nos callamos pero, a la vez, cuando se producen estos cambios tan importantes como revoluciones que cambian los paradigmas sociales sobre cómo relacionarse, hay un impacto muy fuerte y en general vienen acompañados por nuevos ajustes en las relaciones sociales que tienen que llevar un tiempo para acomodarse”, analizó.

Sobre esos cambios, Mariasch insistió: “Se hacen demandas de seguridad. Se pide más mano dura, que se baje la edad de imputabilidad, cuando en realidad nosotras -como feministas populares- estamos pidiendo un cambio cultural que viene de la mano de la educación y de la implementación justa y correcta de una ley como la de la ESI, de Educación Sexual Integral”.

Tenemos una historia de militancia feminista en la Argentina, en el mundo y en la región. Y el ‘Ni una menos´ no hubiese sido posible sin esa historia atrás.

 

La militancia feminista en Argentina

“Hay un mito –sostuvo Mariasch en Canal Abierto- de que hubo una especie de generación espontánea del Ni una menos a partir de las redes sociales, y está claro que no es así, que tenemos una historia de militancia feminista en la Argentina, en el mundo y en la región que tiene muchos años y el Ni una menos no hubiese sido posible sin esa historia atrás. Los medios de comunicación y redes sociales sirvieron para difundir estas convocatorias pero sin esa base de militancia no hubieran ocurrido. Creo que sí el ‘Ni una menos´ sirvió para instalar en agenda y hoy en día nos hacemos preguntas sobre nuestras prácticas habituales porque es un tema que ya forma parte de nuestro cotidiano. Eso es bienvenido y forma parte del cambio del que hablábamos”.

Respecto de los medios de comunicación, retomó el origen del portal LatFem noticias, que integra. “Parte de la precarización a la que estamos sometidas, no solo en el ámbito periodístico –se da en todos los ámbitos-. Y también tiene que ver con la poca representación de las mujeres en el periodismo. Eso hace que nosotras tengamos que producir y gestionar nuestros propios medios de comunicación, lo cual quizás no debería ser así, creo yo, si no que debería haber una mirada de género transversal en los medios”.

El 8M, que es el Día Internacional de la Mujer trabajadora, nosotras nos levantamos por todas las mujeres, travestis, lesbianas y trans del mundo.

 

El deseo que mueve

“Creo que el feminismo hoy ya no tiene por qué ser serio o enojado, si no que puede ser uno del goce, del placer. De hecho, una de las frases del Ni una menos es ´nos mueve el deseo´. Estamos yendo hacia la búsqueda de poder disfrutar”, expuso. “Nosotras –siguió- reivindicamos el placer”.

Hacia el 8 de marzo: que tiemble La Tierra

“El 8M  es el próximo Paro Internacional de Mujeres en donde nosotras paramos y nos paramos. Para nosotras no existe un feminismo sin agenda económica. El 8M, que es el día internacional de la Mujer trabajadora, nosotras nos levantamos por todas las mujeres. Por las que están en su casa, por las que hacen un trabajo doméstico que no es remunerado, por las que están en la fábrica, en la oficina, en el barrio. Nosotras nos levantamos por todas las mujeres, travestis, lesbianas y trans del mundo. También por nuestras precarizadas, por nuestras despedidas, por nuestras desaparecidas”, definió la integrante del colectivo Ni una menos.

Compartir esta nota en