Revista Cítrica

Ni un pibe menos, ni una bala mas


03 de octubre de 2013

Jésica Farías

El 7 de septiembre mataron a Kevin en Zavaleta, Ciudad de Buenos Aires, mientras desayunaba en familia. Esta semana La Garganta Poderosa realizó un vídeo en donde se ve a su familia y a habitantes de varios barrios porteños, pidiendo justicia.

Click en la foto para ampliar
Su mamá lo vio tomar el té y mirar los dibujitos. Concentrando los ojos en la televisión, Kevin dio sus últimos sorbos. Unos minutos después, aquella que lo parió nueve años atrás lo vio tirado debajo de la mesa. Un tiro en la cabeza le interrumpió la joven vida. Intentaron reanimarlo pero la bala pudo más: Ni los 45 minutos en el hospital para devolverle el aliento pudieron contra la violencia que se vive en el barrio, esa que se mide con disparos y que se endurece cuando las/os de los uniformadas/os que deben procurar la seguridad, miran para otro lado, irresponsables.

No fue el primer nene al que le arrancan la vida. La inseguridad se llevo a otro, cuatro años antes, con el mismo nombre del pibe que muchas/os ahora conocemos por fotos, pero también por quienes lo recuerdan y denuncian su asesinato. "No lo mato solamente la bala también lo mato aquella persona de seguridad que dejaron la vía libre para que pasara lo que pasó", dice su mamá a la cámara de La Garganta Poderosa. La publicación autogestiva de Zavaleta, cámara en mano, recogió los testimonios directos de la familia de Kevin. Fuerte pero dolorida, agrega sin bajar los ojos que "no es el primero que matan en el barrio". Y el barrio, se animó: Peló la voz y desde el domingo 29 de septiembre controla a la gorra, esas/os funcionarias/os que tienen derecho a portar arma para defender pero que pocas veces la desenvainan con ese motivo.

"Todos los vecinos estamos consiguiendo algo que hacía falta acá: La fuerza entre nosotros. Esta muy bien lo que se está haciendo para el barrio, la plaza y para los chicos", dice el papá de Kevin, cansado pero no abatido.

Sobre el Control popular a las fuerzas de seguridad, La Garganta Poderosa cuenta: “Con toda la impotencia atragantada por el asesinato de Kevin y hartos de esperar inútilmente alguna respuesta real en relación al hostigamiento de Gendarmería y Prefectura, la asamblea poderosa de Zavaleta decidió ponerlo en marcha, sin ningún padrinazgo partidario, ni financiero”. Así, una comisión de vecinas/os elegidas/os  tendrán turnos rotativos para “ controlar el accionar de los uniformados, con el fin de poder señalar sus irregularidades sistemáticas, en comunicación directa con el CELS, la fiscalía, la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin) y una red de periodistas comprometidos con la causa”.

La Garganta Poderosa abre la boca bien grande y denuncia. Pero también nos abre los ojos. Aquí te invitamos a ver  las imágenes que recogieron en Zavaleta, en donde la familia recuerda a Kevin pero también celebra al barrio organizado.

 “Por favor, róbennos estas imágenes y úsenlas, úsenlas mucho y dejen también que se las roben los demás, hasta que todos salgan a gritar ¡ni un pibe menos, ni una bala más!”, expresa La Garganta.

Compartir esta nota en