Revista Cítrica

Menos medios públicos, menos derechos


11 de enero de 2018

Revista Cítrica

El cierre, los despidos masivos, los salarios a la baja y las persecuciones en medios de comunicación privados no terminan. Y ahora se suma el desguace, vaciamiento y ajuste en los públicos: se perdieron más de 200 puestos el último mes.

Comision Interna Encuentro Paka Paka deportv
Click en la foto para ampliar

El año comenzó con más despidos en los medios de comunicación. Esta vez la decisión la toma el propio Estado. Cientos de personas se quedaron sin trabajo, sin previo aviso ni garantías. ¿Qué perdemos cuando los medios que cierran son los públicos? ¿Qué pasa con el derecho a la información? ¿Cuál es la decisión política que motiva este nuevo golpe al gremio y a la sociedad? 

Despidos en medios públicos: en Televisión Digital Abierta (TDA) fueron 180, en Radio Nacional 16 y en el área de contenidos (Paka Paka, Canal Encuentro, DeporTV) 94 retiros voluntarios y 18 despidos.

El año empezó con despidos masivos en los medios que dependen del Sistema Federal de Medios Públicos: en Televisión Digital Abierta (TDA) fueron 180, en Radio Nacional 16, y en el área de contenidos (Paka Paka, Canal Encuentro, DeporTV) 94 retiros voluntarios y 18 despidos.

Ya a fines de 2017 en Telám y la TV Pública se lanzó un plan de jubilaciones anticipadas y crecieron los rumores de que después llegarían los retiros voluntarios. En Radio Nacional no se renovaron los contratos de nueve personas en la ciudad de Buenos Aires y ocho provincias.

“En los primeros dos años, el Gobierno se encargó de desmantelar todo lo que se consiguió con la Ley de Medios, se puso en sintonía con empresarios amigos y ahora está desmantelando los organismos de control y de producción”, dice Federico Chechele, director de Prensa de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

Se cuestiona lo que se gasta en la producción de una miniserie en la TV Pública pero no el presupuesto del Teatro Colón. ¿Por qué? La cultura es para pocos.

Los medios públicos se achican al mismo tiempo que se recorta el derecho al acceso a la comunicación adquirido de la ciudadanía. Para la abogada Graciana Peñafort, una de las redactoras de la Ley de Medios (sancionada en 2009, eliminada por decreto en 2016), “todas estas medidas son un golpe muy duro al federalismo porque la TV Pública o Radio Nacional a veces son el único medio que llega y cubre en el interior del país. Al reducir la planta y producir menos, le están negando derechos al pueblo”.

Encuentro, Paka Paka y DeporTV tenían un sistema de producción que generó, en el período 2007-2015, más de 25 mil puestos de trabajo en el sector audiovisual de todo el país. El desguace es general: contenidos, educación, producción, innovación. En un mes, la planta se redujo un 50 por ciento. “Tenían trabajadores capacitados haciendo contenidos. Ahora lo reducen a menos de la mitad y tercerizan trabajo.  Quieren darle a privados lo que antes podíamos hacer acá”, denuncia la delegada de los tres canales de contenidos, María Flores.

No pudieron implementar el cambio que deseaban pero sí destruyeron lo que había. Llevamos dos años de aburrimiento total porque casi no hay producciones nuevas.

Las señales educativas dejaron de existir tal como fueron concebidas por la Ley de Educación en 2006. Los canales fueron arrancados de la órbita del Ministerio de Educación y, una vez más, se violó una ley por decreto. “No pudieron implementar el cambio que deseaban pero sí destruyeron lo que había. Llevamos dos años de aburrimiento total porque casi no hay producciones nuevas”, aclara Flores.

“Tienen la lógica de que debés pagar para ver buen contenido, el caso emblemático es el de Futbol Para Todos. Se cuestiona lo que se gasta en la producción de una miniserie en la TV Pública pero no el presupuesto del Teatro Colón. ¿Por qué? La cultura es para pocos”, se lamenta Peñafort.

No todas las noticias son malas: el gremio está unido y en acción. Las comisiones internas de los medios públicos toman medidas de fuerza en forma conjunta. Paro y retención de tareas de lxs que siguen trabajando, y solidaridad de colegas de otros medios al difundir lo que pasa, para defender nuestro laburo y el derecho de todxs.

Compartir esta nota en