Revista Cítrica

"Lo que pasó con Santiago podría haber ocurrido en enero"


26 de octubre de 2017

Revista Cítrica

Al igual que el 1 de agosto, seis meses antes un operativo de fuerzas conjuntas ingresó al Pu Lof. Luego disparó, golpeó y torturó a quienes se acercaron a solidarizarse. Participación de empleados de Benetton y causas armadas con argumentos insólitos. Hoy, en Esquel, una de las audiencias.

Foto: Dalel de Haro
Click en la foto para ver galería

El 10 y 11 de enero de este año, en Pu Lof en Resistencia del Departamanto de Cushamen y sus alrededores no hubo un muerto o un desaparecido de casualidad.

La orden era "cazar un mapuche" y en los diferentes hechos de violencia que se sucedieron en esas horas varias veces efectivos repitieron la frase: "Los vamos a hacer desaparecer".

Lo que ocurrió en esos dos días está todo documentado. La dimensión y espectacularidad de la violencia ejercida por diferentes fuerzas estatales, con ayuda de empleados de Benetton, deja en evidencia que la desaparición forzada de Santiago no fue un hecho aislado. La persecución sistemática -en ese entonces, el 1 de agosto y ahora- no era sólo al pueblo mapuche. También a  quienes se solidarizan con su reclamo. 

Hoy, en Esquel, deben declarar siete personas, acusadas de diferentes delitos que no cometieron. 

Ivana Huenelaf, Jorge Buchile, Javier Huenchupan, Daniela González, Gustavo Jaime y Pablo y Gonzalo Seguí, sin imaginarlo expusieron sus vidas el 10 de enero al acercarse a la Pu Lof tras haber escuchado por la radio que se estaba llevando adelante una represión. Cuando llegaron, vieron los destrozos y escucharon los testimonios de mujeres y niñas golpeadas en un operativo de Gendarmería. En ese contexto, se piden autos para ir en búsqueda de caballos que también habían sido robados por los efectivos. Y ahí empieza la pesadilla que describe Ivana Huenelaf en otra entrevista publicada hoy.

El abogado Edgardo Manosalva, entrevistado por Fm Alas, dejó algunos conceptos para entender por qué lo que ocurrió con Santiago no fue un hecho aislado: 

"En agosto fue la desaparición forzada de Santiago que terminó en su muerte, pero a los que iban en la camioneta el 10 de enero, las balas les pasaban a 10 o 30 centímetros, con lo cual, esta tragedia bien podría haber ocurrido en enero mismo.

Las fuerzas de seguridad emboscan a un grupo de personas de civil, les disparan con balas de plomo y antitumulto; esto lo confesaron ellos, los policías; las persiguen, las tienen detenidas sin dar información, durante 12 horas en diferentes lugares y les arman un montaje con muchas de las pruebas que ellos decían tener y que desaparecen. Es evidente que han borrado pruebas que los comprometían, trucharon actas y mintieron en todas las declaraciones. 

Les dispararon, los golpearon, los encapucharon y torturaron. Sin embargo, son ellos los imputados en causas inventadas y sin sustento. Hoy, por este motivo, tienen que declarar en el Juzgado de Esquel.

Nosotros denunciamos con pruebas que Benetton prestó camionetas y personal ese 10 de enero para salir a cazar mapuche, y tenemos las fotos de la camioneta, la patente, la marca, el color. Incluso el propio ayudante mayordomo lo reconoce y admite que manejaba una de ellas. Sin embargo nunca se allanó ni hay orden de allanamiento para las tierras ocupadas por Benetton. Creo que no está ni en el horizonte de la Justicia el hecho de hacerlo. 

Encontramos otro paralelismo con la causa de Santiago en que, la policía, con la anuencia de la fiscalía, también escondió pruebas digitales de audios, videos y fotografías, que habían sido grabadas en el momento de la balacera y persecución por parte de la policía de Chubut a esta gente que había ido a solidarizarse con los miembros de la Lof. A su vez, en la causa federal hay indicios de un pacto de actuación entre Gendarmería y la policía de Chubut, cuya función fue 'cazar mapuche.  

Últimamente saltó la connivencia entre Nación y las policías provinciales que nos hablan sobre que esto está orquestado desde mucho antes; desde los allanamientos del 26 de mayo del año pasado cuando capturan a Facundo Jones Huala. Luego vino el juicio de extradición y siempre siguieron actuando combinadamente en pos de una militarización de la zona. 

Hoy Noceti está al pie del cañón, vivito y coleando; Bullrich lo mismo, y ahora va a costar mucho más sacarlos. Después de las elecciones, las policías están envalentonadas. Das Neves se refirió siempre a estos siete como terroristas, y esa es la postura que asumió la provincia para seguir avanzando".   

Más audios y cobertura de FM Alas del 10 de enero:  

http://www.fmalas.org.ar/fmalas/una-causa-preparada-para-reprimir-lof-en-resistencia-dpto-cushamen/         
            

Compartir esta nota en