Revista Cítrica

Una verdad bajo tierra


05 de enero de 2017

Revista Cítrica

Muertes, accidentes cotidianos, normas de seguridad que no se cumplen, subsidios millonarios y negociados entre el Estado y Metrovías. Lo que no te cuentan cada vez que hay un paro de subtes.

Click en la foto para ampliar

En las últimas horas los trabajadores de Subte tomaron una nueva medida de fuerza: retención de tareas en la Línea C. Pidieron mejores condiciones de higiene y seguridad. Porque no cuentan con vestuarios, matafuegos, personal de seguridad, y los baños son insuficientes o están clausurados. Metrovías dice que los operarios “se niegan a cumplir con su horario”, y  los medios hegemónicos protegen a la empresa, invisibilizan los reclamos y demonizan la lucha gremial, poniendo el foco en las complicaciones que genera al usuario un paro del servicio. Las malas condiciones ya se cobraron cinco vidas, pero la prensa mira para otro lado.   

“No vi ningún medio que bajara a mostrar las condiciones de trabajo en las que estamos. El discurso que están instalando es 'son todos vagos, no quieren laburar'. Para decir la verdad, deberían hablar con los trabajadores”, dice Facundo Heredia, delegado del taller Canning, de la Línea D. Allí, en 2005 un accidente de alta tensión llevó a que un trabajador quedara con un 45 por ciento de discapacidad.

Los riesgos a los que están expuestos a diario los trabajadores no tienen prensa. Ese costado de la realidad no aparece, o aparece poco y tergiversado, en la televisión. Detrás de las medida gremial existe un reclamo legítimo por mejores condiciones laborales y por la integridad de los trabajadores, que en cualquier momento pueden sufrir algún tipo de accidente eléctrico, caídas, infecciones y enfermedades por la presencia de roedores.

“Hablan de ‘paro salvaje de los Metrodelegados’. Y los trabajadores también somos usuarios, y los usuarios también son ciudadanos que padecen vejaciones. Y Clarín, TN, La Nación y Canal 13 dicen que no queremos trabajar y omiten que hace unos días murió una persona trabajando”, evalúa Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro. Y explica lo que muchos usuarios se preguntan: por qué dejaron de tomar como medida de fuerza el levantamiento de los molinetes. “Si hacemos eso nos arman una causa a cada uno de los trabajadores y además nos ponen una multa personalmente, porque permitir que la gente viaje gratis es tomado por la Justicia como que le estamos robando la recaudación a la empresa y, además, influye porque se trata de un servicio público. A su vez, también multan al sindicato”.

La muerte de Matías Kruger a fines del año pasado sí tuvo una enorme cobertura mediática. Lo que sucede es que el operario del subte que falleció electrocutado en uno de los talleres de la Línea H era jugador de futsal en Boca y la Selección. “Los grandes medios no pudieron ocultar la muerte de Matías ni hacer una campaña negativa y violenta contra nuestras medidas. No tuvieron el lugar o el espacio para acusarnos de vagos que perjudican al usuario. Vendía más quién era Matías, pero siguen omitiendo en qué condiciones y por qué murió un pibe de 24 años. Una cosa cínica y contradictoria”, planteó Ledesma.

“Vos estás trabajando y no sabés si el puente te va a caer encima o se te va a caer el tren o el motor. Cuando tenemos la posibilidad de hablarlo con un medio sabemos que contamos solo con tres minutos de gloria para explicar todo. Tenemos que usar muy bien el tiempo para que lo entienda la gente en los barrios, el usuario. Frente a nuestros tres minutos, el comunicador de los medios hegemónicos tiene -antes, durante y después- tiempo para hablar sin conocimiento de causa, desviando lo central. Lo que logran es enfrentarnos pobres contra pobres. El usuario es un trabajador que va a trabajar. Muchos trabajadores que usan el subte no tienen representación gremial o están mal representados, o pasan por situaciones similares de inseguridad laboral, de ir a trabajar y no saber si volvés a casa. Estamos todos en la misma”.

Al respecto, un trabajador del sector de limpieza y lavado de trenes que prefiere mantener el anonimato por las represalias de Metrovías, considera que “los medios van a operar siempre para las grandes empresas, que son quienes los financian. Nunca van a salir en favor de un laburante. Tergiversan la realidad y te da mucha bronca. Donde claramente los medios lo único que hacen es atacar a los delegados y a los laburantes por las medidas de fuerza, pero ni siquiera te informan bien por qué protestan”.

Compartir esta nota en