Revista Cítrica

Una escuela recuperada por el pueblo


03 de mayo de 2017

Revista Cítrica

Después de tres años de lucha de madres, docentes, padres y alumnos, esta semana abren las puertas de la escuela Carlos Fuentealba en Parque Patricios. A la desidia y falta de política públicas del gobierno de la Ciudad, respondieron con organización.

Click en la foto para ampliar

La apertura de la Escuela Inicial Carlos Fuentealba es una cara más de las múltiples que por estos días -y siempre- toma la lucha docente. Mientras la Ctera, y gran parte de la sociedad, mantiene llena de vida la Escuela Itinerante con el reclamo de paritarias nacionales y el cumplimiento de la Ley Nacional de Educación, en el sur de la ciudad de Buenos Aires tenemos una buena noticia que contar: abre sus puertas una escuela recuperada por las maestras, los padres y las madres que quieren una educación de calidad para cientos de chicos y chicas de los barrios populares.

“Nos habíamos prometido que el día que estos pibes tuvieran su lugar haríamos un gran asado en la puerta de la escuela. Ahora los docentes, y el pueblo en general, la tienen complicada pero unos choris vamos a hacer”, nos dice Joaquín Malamud, integrante de la organización docente la Simón Rodríguez. Es que hay motivos para celebrar. Tomaron el edificio durante nueve meses, lograron la expropiación y que se inicien las obras. Después vieron cómo la plata destinada a escuela se iba en la campaña electoral y los albañiles dejaron de venir. En diciembre de 2016 consiguieron retomar las obras y esta semana abre la escuela Carlos Fuentealba. Cien chicos y chicas de entre 3 y 5 años tendrán escuela de jornada completa.  

En 2014, un grupo de docentes decidió tomar una escuela abandonada en Parque Patricios. Después de la ocupación, vino la lucha en la Legislatura para que se aprobara la expropiación del inmueble y en el Ministerio de Educación porteño, para que finalicen  las obras y nombren la planta docente.“Abandonamos la toma porque empezaban las obras. Todo parecía perfecto, pero al gobierno porteño les llevo 30 meses refaccionar una escuela. Ni siquiera hacerla, refaccionarla”, comenta Joaquín.

El entramado de responsablidades es más simple de lo que parece: “Hubo un cambio de gestión, del mismo signo político pero otra gestión. La nueva acusó a la anterior de que la plata de la escuela Fuentealba se fue en la campaña electoral 2015. Las empresas que contrató el gobierno de la Ciudad se robaron los materiales y la plata asignada para la obra. Nosotros nunca bajamos los brazos, siempre denunciando la desidia y la falta de decisión política para abrir una escuela en la zona sur”.

Este fin de semana hay festival porque la escuela se abre gracias a la lucha colectiva. Cada uno de los pasos solo fue posible porque la comunidad educativa nunca abandonó el reclamo. “Y la vamos a continuar porque si bien conseguimos 100 vacantes para la zona, a la Ciudad le siguen faltando muchas escuelas y jardines. Vamos a seguir peleando por cada uno de los terrenos ociosos que tienen el gobierno de la Ciudad y el Ministerio de Educación, y que hoy están al servicio de la especulación inmobiliaria”, concluye Joaquín.

Y ahora van por más: quieren un plan integral de construcción de jardines y escuelas y que resuelva la problemática en emergencia de falta de vacantes. Porque tan solo en la Comuna 4 hay entre 600 a 800 pibes y pibas en edad escolar obligatoria sin lugar en la escuela pública.

Compartir esta nota en