Revista Cítrica

Tijeretazo a la desinformación


04 de agosto de 2017

Mariana Aquino

El Estado dejó de entregar medicamentos contra la Hepatitis C y el presupuesto para los tratamientos para personas con VIH no se actualiza desde 2015. En tanto, el diputado Olmedo discrimina y estigmatiza con un polémico proyecto.

20minutos.es
Click en la foto para ampliar

Para el diputado Olmedo, podés contraer VIH en una peluquería haciéndote un brashing o depilándote el bozo. Y presentó un proyecto para crear un colegio profesional de peluqueros y peinadores y “regular” la actividad (no sabemos de qué forma pero bajo la coordinación de un empresario amigo de una cadena de peluquerías). Después volvió a generar polémica al declarar en una radio de Córdoba: “cuando una persona se contagie de sida en una peluquería, dios quiera que no, se va a acordar de mí”.

 

El legislador aliado del Pro en Salta ignora que ese virus se contrae por vía sexual; de madre a hijx durante el embarazo, el parto y la lactancia; y por vía sanguínea. En este caso, solo por contacto con sangre al compartir jeringas o elemento cortante. No se conoce ni un solo caso donde el uso de tijeras o navajas haya generado una situación de riesgo en un salón de belleza.

 

Esta semana se conoció una denuncia de la Fundación Soberanía Sanitaria (FSS) y la Fundación Grupo Efecto Positivo (FGEP) que expone que unas mil personas con hepatitis C se encuentran en peligro porque el Estado dejó de entregar medicamentos contra esa enfermedad y el Ministerio de Salud desarticuló el programa que la controlaba. Se repiten las noticias de 2016, cuando hubo faltantes de reactivos para hacer las cargas virales y tratamiento de VIH.

 

Desde la década del 90 la ley garantiza que las prepagas y obras sociales de las personas que viven con el virus deben tener garantizada la cobertura total del tratamiento. Y de no tener asistencia médica, será el Estado quien se las garantice. Actualmente, el presupuesto de la Dirección de Sida y Enfermedades de Trasmisión Sexual no se amplía hace más de dos años.Y los medicamentos aumentaron hasta un 150 por ciento. Desde la Red Argentina Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rajap) aseguran que “lo que se perdió en este tiempo es la previsibilidad. Los medicamentos aumentaron y el Estado no tiene stock”.

Mientras todo eso pasa, las declaraciones de Olmedo llegan como una provocación. Una más en la carrera mediática del caricaturesco legislador que irrumpió en la televisión con la  frase: “Yo tengo la mente cerrada y la cola también. A mí Dios me hizo hombre y voy a seguir siendo hombre”, al opinar sobre el derecho al matrimonio igualitario en 2010.

 

“Más que por las peluquería, los legisladores y el gobierno deberían preocuparse porque los centros de salud estén capacitados para impedir las transmisiones verticales. Argentina tiene todo para evitarlo pero no hay decisión política para hacerlo. Y nacen cada vez más niñxs con VIH”, afirma Matías Muñoz, de la Rajap.

 

Compartir esta nota en