Revista Cítrica

Se suspendió el desalojo al Hotel Bauen


18 de abril de 2017

Revista Cítrica

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial debe analizar si deja sin efecto el desalojo para que el Poder Legislativo resuelva la expropiación. Así lo vivimos, adentro del hotel junto a los trabajadores.

Click en la foto para ampliar

La noticia surgió cerca del mediodía, y empezó a circular entre el sector cooperativo, judicial y político. La orden de desalojo del Hotel Bauen que se iba a concretar a partir del miércoles 19, firmada por la Dra. Paula Hualde, al frente del Juzgado Comercial N°9, Secretaría 18, se había suspendido por un fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones. No hay nueva fecha ni tampoco más certezas que esa: es un respiro, acaso una alegría mínima en medio de la incertidumbre. Lo dejó en claro Federico Tonarelli, vicepresidente del Bauen. “Este fallo no resuelve la cuestión de fondo. La cámara se toma un tiempo provisorio, nadie sabe cuánto tiempo será. Durante estos 14 años los trabajadores demostramos que podemos administrar el hotel y hacer de él una empresa eficiente y sustentable. Seguiremos defendiendo nuestros puestos de trabajo y por eso invitamos a todos a acompañar nuestra lucha”.  

De esta manera, los 130 trabajadores que sostienen al Hotel desde 2003 y que en esta década y media han convertido al Bauen en un faro de dignidad, recibieron un espaldarazo para continuar con su lucha por la vía parlamentaria: la ley que había aprobado el Congreso —que le devolvía el inmueble al Estado Nacional para que éste se lo diera en comodato a los trabajadores— y vetado el presidente Mauricio Macri, ya volvió a las cámaras. Deberá tener la aprobación de las dos terceras partes de los recintos para saltear la lapicera del presidente, siempre dispuesto a obstaculizar y joder las luchas colectivas y populares.

El abogado Ataliva Dinani explicó a Cítrica los alcances de la medida: “La Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial decidió que la jueza Paula Hualde había cometido un error al negarles la posibilidad de apelar la orden de desalojo con fecha para el 19 de abril. Ahora la Cámara además de suspender la orden va a analizar si deja sin efecto el desalojo, por las razones que esgrimimos nosotros: la Justicia debía dejar actuar al Poder Legislativo, como lo prevé la Constitución, ya que todavía puede ratificar la declaración de utilidad publica y sujeto a expropiación del edificio donde funciona el Hotel Bauen. En estas circunstancias quedaría sin efecto el veto presidencial. Ahora depende de la Cámara, no de la jueza porque ya está fuera de su órbita. Esto demuestra que hay una clara parcialidad de la jueza en contra de los trabajadores del Bauen, en clara connivencia con la ex patronal, la familia que se quiere quedar sin pagar lo que debía haber le pagado al Estado".

Pero la lucha no termina. Y lo sabe María Eva Losada, presidenta de la cooperativa Buenos Aires Una Empresa Limitada (BAUEN). Una trabajadora —de los 130—  a la que la jueza Hualde mantenía en vilo: “Somos personas que sufrimos incertidumbres y tristezas. Pero tenemos que estar fuertes para transmitirle nuestras convicciones al resto de los compañeros. Por ahí te vas a tu casa y en soledad se te escapa alguna lágrima, pero cuando llegás a la cooperativa, al día siguiente, recobrás la fuerza y la esperanza. Es que la consigna ‘ponete la camiseta’ es más potente que nunca. No estamos solos. Y todo ese respaldo le demuestra a este Gobierno que no puede hacer lo que quiere con nosotros. La solidaridad de la clase trabajadora está acá, en la casa de todos".

Consultado acerca de por cuánto tiempo no habrá ningún riesgo de desalojo en el Hotel, Ataliva Dinani aclaró: "Es un expediente largo, hay intereses en juego, no tiene un plazo para fallar. Tiene que resolverlo. El desalojo está suspendido, no sin efecto. Nos queda mucho todavía. Si la Cámara lo decide queda sin efecto el veto".

"Estamos abriendo otro camino, demostramos que se puede creer en algo. No hay que bajar nunca los brazos, acá vamos a seguir. De acá no nos vamos”, aseguró Eva a Cítrica al finalizar la asamblea en que los trabajadores decidieron mantener el festival programado para la noche del miércoles, más allá de la buena noticia. La vigilia de mañana, a la que iba a concurrir todo el arco político argentino (menos el macrismo, por supuesto), se hará igual: se reconvertirá en un gran encuentro para delinear los pasos a seguir.

Mientras tanto, el hotel continuará como siempre en estos 14 años: recibiendo con amabilidad a sus pasajeros y huéspedes; siendo una casa social, cultural y política en el centro porteño; e intentando que, de una puta vez, ganen los buenos.

Compartir esta nota en