Revista Cítrica

“Saben quién hirió al puestero pero le echan la culpa a los mapuche”


29 de noviembre de 2017

En una entrevista a FM Alas, Javier Cañio, referente de la Lof Cañio del Paraje Buenos Aires Chico, cuenta cómo fue obligado a hacerse una prueba compulsiva de ADN y por qué lo acusaron a él del ataque al puestero Evaristo Jones, que antes le atribuían a Santiago Maldonado.

Foto: lavaca.org
Click en la foto para ampliar

De los creadores de Santiago Maldonado no estaba en la Lof, llega "culpemos a los mapuche que defienden las tierras". A Javier Cañio este martes la policía fue a buscarlo a su domicilio para obligarlo a realizarse una extracción de sangre para el ADN porque lo consideraron sospechoso del ataque al puestero de Benetton, Evaristo Jones, aquel “atentado” por el que también quisieron culpar a Santiago.

¿Qué pasó ayer?

 Yo me encontraba en horas de la tarde trabajando en el territorio en la comunidad como todos los días cuando recibí una llamada de una de mis hermanas que estaban en casa y que había llegado la policía buscándome. Y me acerqué para ver de qué se trataba. Primero llegó una camioneta con cuatro policías y a los 5 minutos llegó otro patrullero con cinco policías más. Cuando pregunto de qué se trataba la situación se presenta el comisario Piedrabuena, me dicen el motivo y que me tienen que llevar al hospital para hacerme una extracción de sangre para el ADN y un análisis corporal. Le preguntó por qué y me muestra un papel firmado por el fiscal general Carlos Díaz Meyer. Supuestamente soy sospechoso de lo que le pasó a ese puestero en la estancia Benetton, me refiero a Evaristo Jones, entonces tenían que hacerme estudios en el hospital buscando pruebas o heridas de armas blancas. Entonces les dije que iba a hablar con un abogado antes de acompañarlos porque ya sabemos cómo vienen las cosas en estos últimos tiempos. No se puede confiar en estas fuerzas de seguridad. Entonces hablé con un abogado y los acompañe hasta el hospital. Ellos ya tenían la orden y sí o sí me tenían que llevar. Fui con ellos en la camioneta. Si no iba con ellos a los cinco minutos caía otro patrullero para llevarme. Cuando estuve ahí, en el hospital, les dije que no me iba a hacer ningún tipo de estudio hasta que llegase mi abogado. Cuando llegó me aconsejó que me hiciera todos estos estudios para sacarme este problema de encima. Porque sino los iba a tener encima todos los días.

¿Cuáles serían los argumentos que la Justicia tiene para sospechar de vos?

Supuestamente apareció mi nombre en alguna charla o algo así. Pero está claro que es una persecución hacia el pueblo mapuche y hacía todas las comunidades que estamos en conflicto. Estamos sometidos a este tipo de avasallamientos y amedrentamientos por parte de las fuerzas del estado. Esto no es casual porque yo soy la cara visible del conflicto que estamos llevando adelante en nuestro territorio. Es un conflicto contra el mismo Estado que es el municipio de El Maitén y la provincia de Chubut.

¿Cuál es el conflicto?

Históricamente han negado nuestra existencia. Nuestra comunidad existe en esta zona desde antes de que exista El Maitén, mucho antes de que el ferrocarril llegué a esta zona, antes de que la compañía inglesa llegue a lo que hoy es la estancia. Y actualmente siguen negando nuestra historia, el Estado no nos quiere reconocer ni como comunidad ni como pobladores de aquí. Los funcionarios que han pasado por el municipio de lo único que se han encargado es de negociar el territorio. Hasta nos han borrado del mapa catastral del pueblo. Nosotros no existimos en los papeles de la localidad de El Maitén. Entonces han intentado avanzar con un proyecto en el cerro, es decir en el territorio donde estamos nosotros, con un centro turístico, un centro de actividades invernales. Este conflicto salió a la luz en 2010 por causa de ese proyecto pero ese conflicto siempre estuvo. Desde siempre existió este conflicto sobre la negación hacia nuestra gente. Quien está a cargo de la gestión actual fue quien en su momento inició ese proyecto. Pasó otra gestión y ahora está nuevamente esa persona allí, o sea el intendente de El Maitén, Oscar Currilén.  Él se ha encargado de tergiversar todas estas cosas, borrar nuestra historia y llevar adelante este proyecto. Como yo soy la cara visible de este conflicto y ando denunciando esta situación por todos lados, siento que lo que pasó ayer no fue casualidad. Lo hacen para amedrentar, para querer echarnos. Pero las comunidades somos conscientes de que si no luchamos nos quedamos sin territorio. La lucha continúa, nosotros vamos a seguir resistiendo en el territorio, vamos a seguir denunciando este conflicto, y estas son las consecuencias cuando uno decide luchar por el bienestar.

¿Cuáles son los pasos a seguir ahora?

Ya accedimos a colaborar, porque si yo no me hacía los estudios voluntariamente me los iban a realizar igual. Eso lo quiero dejar en claro. Yo tengo a mis padres aquí, y ellos son mayores, y si uno no accede a estas cuestiones vienen por la fuerza. Y lo hice para no complicarme la vida más a mis viejos que están en edad avanzada. Me hice la revisión corporal que querían y quedó constatado que no tengo ninguna herida de arma blanca en mi cuerpo, y esto quedó asentado en un acta en el hospital por el médico que me atendió y por los testigos y por la policía. Pero no me quisieron dar explicaciones. No me dieron una copia del acta que se hizo porque tenía que estar el director. Hoy volví a buscar la copia del acta y el director tampoco estaba. Yo quiero tener una copia del acta donde consta que las pruebas que buscaban no existen en mi cuerpo. Y ahora tengo que ver a dónde me tengo que dirigir y quién se va a encargar de los resultados del ADN.

Con todo lo que esto significa para vos que vivís en el campo con los animales de trabajar la Tierra debe ser complejo pasar por todos estos trámites administrativos

La verdad es que me hicieron pasar un mal momento. Pero sabemos cómo es que actúa la supuesta justicia, podríamos decirle injusta justicia. Yo creo que ellos saben quiénes son las personas que andan en "eso" pero le echan la culpa a los mapuche. Entonces a cualquier mapuche que se les cruce en el camino lo tratan de involucrar. De alguna manera tienen que encontrar a algún culpable. Querrán hacer algún montaje.

¿El fiscal Díaz Meyer te mando a investigar?

A Díaz Meyer nunca lo vi. Pero sí sé que me anduvieron espiando ilegalmente porque le dieron datos precisos de mi casa, de qué material era, del cerco con alambre, etcétera. Entonces queda más que claro que me están espiando y les dieron la dirección exacta de a dónde están mis rucas en el territorio. Esta es la forma en la que se están manejando con esta persecución que le hacen a la gente de las comunidades. Espero que todo esto se difunda, que no se quede callado, y que se sepan las cosas que están haciendo injustamente. Le quiero decir a las comunidades que no hay que bajar los brazos. Hay que seguir luchando por nuestro pueblo y por nuestra gente.

Compartir esta nota en