Revista Cítrica

Que buen noticiero, bo


06 de abril de 2014

"Tiranos Temblad" es un programa de TV online que resume , con humor, la semana a través de los videos subidos a YouTube en Uruguay.

Click en la foto para ampliar
Producto del aburrimiento y el calor, una idea fermentó en la mente (y las computadoras) de dos jóvenes uruguayos. Agobiados por las altas temperaturas que cerraban 2012, Agustín Ferrando y Fernanda Montoro se encerraron a disfrutar del aire acondicionado y se pusieron a ver videos de YouTube subidos desde Uruguay. Uno de esos era de un vecino indignado al ver cómo una mujer se robaba flores de un cantero público y ese fue el que encendió la lamparita y provocó el nacimiento de Tiranos temblad: un resumen semanal de aquel país en base a lo que la red social de los videos provee. Así de espontáneo surgió un producto casero hecho por jóvenes expulsados del mundo de la televisión tradicional. “Soy muy defensor de utilizar la espontaneidad y las ideas cuando se cruzan por la mente. No sólo porque siento que eso tiene un valor especial, sino porque en esta época, más que nunca, ese tipo de pensamientos se pueden llevar adelante”, definió Ferrando en diálogo con NaN, Río de la Plata mediante.

A partir de aquella idea inicial, la joven pareja arrancó un año más que movido con Tiranos Temblad, un programa que, a priori, podría parecer pavote: una recopilación de videos. Sin embargo, lejos de ser escenas de bloopers para mofarse de la desgracia ajena, el “resumen semanal de acontecimientos uruguayos” tiene varias aristas que permiten difundir y conjugan valores musicales poco conocidos, grandes proezas cotidianas, videos misteriosos que concluyen en la nada misma, noticiero barrial y un largo etcétera que se amplía semana a semana, de acuerdo a lo que ofrezca la búsqueda en YouTube del algoritmo “Uruguay + This week”.

Realizador audiovisual expulsado de la televisión, Ferrando encontró en Internet tierra fértil para su proyecto, por más que en un principio haya nacido con un objetivo sencillo para un círculo cerrado e íntimo: divertir a familiares y amigos con lo que la comunidad oriental subía a YouTube. “Soy un uruguayo atípico: no me gusta el mate ni soy fanático del fútbol. Por eso me sigue sorprendiendo la repercusión de Tiranos Temblad”, admitió el creador del programa. “El primer público que tuve fue la gente que se quedó trabajando en Uruguay, particularmente en Montevideo, con una computadora adelante. Después fue creciendo y lo notaba cuando en un video de un asado alguien hacía referencia a algo del programa, o cuando gente famosa de acá o de la Argentina hablaba de Tiranos Temblad”, recordó Ferrando, a poco de haber celebrado el primer aniversario de un producto concebido pura y exclusivamente como algo que él vería.

A medida que crecía la cantidad de personas que miraban los primeros e incipientes capítulos, el ideólogo de este proyecto difícil de explicar y definir sin recurrir a la frase “vos miralo y listo” se lanzó de lleno (en tiempos libres) a quemar sus pupilas mirando y descargando videos para contar lo sucedido en Uruguay, o sobre Uruguay, en siete días. “Estamos en una etapa de cambio en el modo de ver, la televisión está perdiendo poder”, diagnosticó Ferrando, con acento uruguayo y en pleno cierre del primer año de su criatura, y aseguró a NaN que la computadora está ganando el terreno que deja la caja boba: “Nos estamos acostumbrando a ver en la compu, a poder ?pausear?, a que no haya tanta propaganda, a ver las cosas a la hora que querés y como querés. Y para eso no hay vuelta atrás”.

“Quiero quedarme en Internet y veo a la televisión como un paso anterior”, contó a esta revista, aunque aclara que “se podría adaptar el formato” y cuenta que “hay programas del interior que pasan Tiranos Temblad”. Y agregó: “No se trata de una cuestión de presupuesto, sino de utilizar los recursos a nuestro favor y el ingenio. Naturalmente, la televisión y la industria convencional se van a nutrir cada vez más de YouTube, aunque me llama la atención que todavía no se dé tanto”. Y, al hablar de industria convencional, como suele ocurrir ante cierta dosis de éxito, las ofertas económicas comienzan a aparecer, pero la pareja de uruguayos no se desespera: “Lo que más me molestaría sería tener la presión de tener que hacerlo todas las semanas, porque ha habido semanas en las que no he podido, por cuestiones personales, y no lo he hecho. Otra cosa que me molestaría sería la duración, que me dijeran que está muy largo o muy corto. Cualquier presión de ese tipo le quitaría gran parte de la gracia”.

“Nos estamos dando cuenta del abuso que en muchos casos hace la televisión de la publicidad y de vender sus espacios. Así, se le perdió el respeto completamente al televidente. Por eso no sólo es que me gusta tratar de ser puntual (si la conexión a Internet no le falla, los capítulos pasan de privados a públicos en su canal de YouTube la medianoche de cada lunes), trato de que no cambie nada, de que no aparezca un banner, nada raro. Me gustaría tratar de mantenerlo así. Hacer dinero con Tiranos Temblad sin que cambie en nada”, afirmó el uruguayo que, debido al éxito del 2013, incluso llegó a dar una charla TED en Montevideo y logró que su idea fuera un “proyecto seleccionado por el Fondo Concursable para la Cultura” del Ministerio de Educación y Cultura de la República Oriental del Uruguay.

En base a los ofrecimientos que le han hecho, Ferrando consideró que “lamentablemente, los hombres corbata todavía son muy retrógrados”. El nombre del producto remite a una frase del himno nacional uruguayo y, aunque fue elegido espontáneamente y por la sonoridad de las palabras, al creador de Tiranos Temblad le gusta la “interpretación fortuita” que tuvo por parte del público, de pensar que esos tiranos que deben temblar son aquellos que forman parte de la industria clásica, vil y explotadora. “La relación que se hizo del título me identifica, pero no fue a propósito”, recalcó, con tono oriental y cómplice.

A pesar de que fue “expulsado del mundo audiovisual de la televisión”, ve el panorama futuro del contenido audiovisual con esperanza: “Les tengo fe a Internet y a YouTube para que vayan ganando fuerza, a medida que somos cada vez más los que migramos y hacemos cosas ahí. A los tipos les va a interesar cada vez más y lo bueno es que ahora muchas de las reglas las estamos poniendo nosotros, de cero. Tenemos esa posibilidad”.

“En la medida en la que el mundo artístico se asocie más a Internet y a los nuevos medios, los independientes nos vamos a hacer más fuertes como conjunto”, señaló la persona que debe ostentar el récord de haber visto más videos en YouTube en un año y subrayó que a partir de este nuevo escenario tecnológico “se podrá tomar la decisión más humana, responsable, sensata y de sentido común, lo que es una sensación increíble y va a llevar a cosas buenas”.

Y, dentro de esas cosas buenas, a su criterio, Tiranos Temblad podría definirse como “un gran registro documental de Uruguay en este 2013”, lo que se ve potenciado por algunas políticas públicas que permiten que la tecnología e Internet no sean para los privilegiados. “En el interior, hay Internet gratis en todas las plazas y a todos los niños de las escuelas públicas les dan una computadora. Eso ha hecho que pila de padres accedan a tener una cámara, una computadora por sus hijos, quienes les enseñan a usarlas. En ese sentido, creo que es un gran registro de Uruguay, del perfil de gente que está utilizando Internet y, a su vez, toda esa gente está registrando a toda la gente que no lo utiliza”, estimó el realizador que, lejos de las producciones que hizo para importantes bandas o empresas, prefiere la cotidianidad.

Debido a la multiplicidad en el origen de los videos, Ferrando tiene el desafío de “generar una visión equilibrada en cada capítulo, que nunca quede ni muy montevideano, ni muy de cierto nivel social. Ni muy pa? un lado, ni muy pa?l otro. Sino que siempre el capítulo esté lo más parejo y universal dentro de lo que está pasando en Uruguay”. Y, al definirse como “resumen semanal de acontecimiento uruguayos”, Tiranos Temblad pasó a ser un elemento que permite que aquellos orientales que emigraron no pierdan sus lazos: “Hay veces en que de lo particular uno puede llegar mucho más fácil a lo general. Si a un uruguayo que está afuera le decís: ?Che, sabés que allá en Uruguay se está tomando mate, la gente está yendo a la rambla?, si le cuentan lo que es estereotipo del uruguayo, al emigrado no le va a acercar nada. Pero cambia si te referís a las cosas particulares, como que hoy en día le digás: ?Eh, bo, sabés que un tipo hizo un zapallo gigante?, o ?sabés que Steven Tyler revisó la basura y encontró una obra de un uruguayo y se la llevó?. Ese tipo de hechos particulares, originales y subjetivos, te acercan más, porque te recuerdan una faceta de nuestro país, un país con mucha personalidad por ser una mezcla entre ciudad y pueblo”.

Un ejemplo del servicio a los emigrados que presta el producto le llegó a Ferrando hace pocos días, cuando le escribió “un uruguayo que está de viaje por el mundo, se encontró con una uruguaya en el Everest y la tipa le habló de Tiranos Temblad”. “En la base del Everest vio los primeros capítulos y ahora está sumamente fanático. Todo esa historia me la contó él mismo y lo que me hizo gracia no fue sólo lo del Everest sino que esto me lo escribió desde Tanzania”, relató el creador de Tiranos Temblad, sin poder salir del asombro de lo lejos que llegó su producto.

Aunque otro detalle que lo sorprende es la difusión que tuvo en la Argentina: “Jamás imaginé que pudieran disfrutarlo. También por un tema estadístico: en la Argentina no se consumen muchas cosas de acá y también porque la temática de Uruguay es tan redundante, por más que no sea una cosa hecha con nacionalismo, sí tiene un nacionalismo humorístico, se nombra muchas veces a Uruguay y pensé que eso a un extranjero le podía molestar”.

Fuente: Revista Nan

Compartir esta nota en