Revista Cítrica

¿Jugando con el enemigo?


26 de noviembre de 2014

Redacción Rosario

Ex combatientes expresaron dudas y reparos ante el anuncio de un “intercambio cultural y deportivo” entre alumnos de Rosario y de las islas Malvinas.

Click en la foto para ampliar
Por Manolo Robles

Ex combatientes expresaron dudas y reparos ante el anuncio de un “intercambio cultural y deportivo” con alumnos de las islas. Además, desde Sadop cuestionaron a la escuela involucrada por no permitir la organización sindical de los docentes.

La noticia fue tapa de La Capital y se replicó de lo lindo. “Estudiantes rosarinos serán los primeros en viajar a Malvinas”, fue el título más reiterado, para dar cuenta de la iniciativa de la Escuela Cristiana Evangélica Argentina (Ecea), con sede en calle Salta al 2300. Según informaron desde el establecimiento educativo, serán 20 estudiantes de distintos cursos del secundario los que en enero próximo llegarán a Malvinas para jugar partidos de fútbol masculino y femenino con pibes y pibas de allá, que meses después vendrían a Rosario para completar un “intercambio deportivo y educativo”.

La noticia del viaje estudiantil al territorio nacional ocupado por los ingleses se publicó a principios de este mes de noviembre, que incluye el Día de la Soberanía Nacional, conmemorado este último jueves 20 en el Monumento Nacional a la Bandera con un acto de reconocimiento a veteranos de la guerra del ?82, entre los que la novedad del intercambio estudiantil no genera simpatía. Es que los estudiantes de Ecea viajarán con pasaporte, actitud que los ex combatientes no comparten, en tanto significa legitimar la ocupación británica de territorio argentino.

“Si fueran con el DNI está muy bien, nosotros queremos que los jóvenes sepan de Malvinas. Pero si es con el pasaporte, mejor que vayan a hacer un intercambio con alguna comunidad mocoví, o mapuche, que son los dueños de la tierra, en lugar de ir a darles entidad a los usurpadores”, reflexionó Joel Báez, referente del Centro de Jubilados y Pensionados de ex Soldados Combatientes de Malvinas, con sede en calle Moreno al 1500. “Ojalá esto no sea un juego más para llevar a nuestros jóvenes a darles la razón. La corona tiene tentáculos que a veces no vemos”, advirtió.

Los que viajan y los que no

“Yo no quiero bajonear a los pibes”, aclaró una y otra vez Rubén Rada, otro referente de los ex combatientes rosarinos, cuando se lo consultó sobre el viaje. “Si quieren ir, que vayan. Habrá que ver qué pasa cuando vuelvan. Si vuelven contando que se les cayó una lágrima porque recordaron a los soldados, reafirmando que las Malvinas son argentinas, todo bien; si vienen con que son las Falklands, es otra cosa”, planteó.

Rada también sostiene la postura de no ir a Malvinas con pasaporte, pero admite que otros sí lo hagan. “Yo tengo una historia, no puedo viajar, pero no estoy en desacuerdo con el que viaja”, señaló, aunque distinguió que “los dirigentes y funcionarios no viajan. Es diferente que viaje un presidenciable”, separó, en alusión a la repudiada incursión en las islas del dirigente radical Julio Cobos. “No es nacionalismo con z, ojalá le podamos vender de todo a los ingleses, pero colonia no, ghetto no. Ellos en Malvinas tienen una pista de aterrizaje igual que la de Ezeiza porque está la Antártida, porque están los recursos naturales que pertenecen a los pueblos, que hacen que haya mejores escuelas, mejores hospitales, que no se tienen que entregar. Eso es argentino, nada más que argentino”, sostuvo Rada

De acuerdo con lo publicado por La Capital, el viaje de Ecea surgió a partir de contactos establecidos por su representante legal, Marcelo Abdala, “con una universidad londinense donde cursó una residencia como médico y de relaciones con autoridades de la Iglesia Evangélica”. A partir de esos contactos, “el profesor consiguió que las autoridades de la isla inviten a los estudiantes del secundario a participar de una jornada deportiva”, que se reeditaría después en Rosario, con los pibes de las islas como visitantes.

La idea de abogar por la recuperación de Malvinas a través de propuestas para y con los kelpers no es nueva y surgido incluso de voces insospechadas de pro imperialistas como por ejemplo la del periodista e historiador Osvaldo Bayer, quien supo proponer “darles ciudadanía latinoamericana” a los habitantes de las islas. Pero el propio Bayer salió luego al cruce de un grupo de intelectuales que impulsaba consultar a los kelpers respecto de la cuestión de la soberanía: “No tienen ninguna razón porque realmente con lo que hay que terminar es con el colonialismo, y nadie puede negar que esas islas pertenecen al continente latinoamericano. Y yo he dicho que hay que respetar el derecho de los kelpers, que son habitantes de esas islas, y son gente de trabajo. Asegurarles el respeto de sus propiedades, pero al mismo tiempo, decirles que no puede ser que se consideren ingleses, británicos. Esas islas tienen que pasar a formar parte del continente latinoamericano”, dijo Bayer. Habrá que ver qué dicen los integrantes de la delegación de Ecea cuando lleguen a Malvinas.

“Blanqueo de una patronal incumplidora”

En la regional local del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), no tienen el mejor concepto de los propietarios de la Escuela Cristiana Evangélica Argentina (Ecea), con sede en calle Salta al 2300. “Hemos tenido muchas denuncias de presiones a profesores para que no se afilien al sindicato, hay varios juicios planteados. Nunca se ha caracterizado por ser una escuela democrática y participativa con los docentes”, describió Martín Lucero, titular de Sadop Rosario.

“No queremos frustrar la experiencia de los pibes, no queremos que los groseros incumplimientos laborales cuestionen esa experiencia, pero sí hay que dejar claro que no es una escuela que se preocupe por los docentes”, señaló el dirigente sindical. “Nosotros creemos que lo que se busca con este viaje no es necesariamente brindar una buena experiencia a los chicos, sino un blanqueo de la institución y sus autoridades, que son una patronal incumplidora de los derechos laborales”, afirmó Lucero.

Artículo publicado en el semanario El Eslabón de este sábado.

Compartir esta nota en