Revista Cítrica

"Llaman violencia a cuando el oprimido mira a los ojos al opresor"


09 de agosto de 2017

Revista Cítrica

La cátedra libre de Pueblos Originarios de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco denunciando las opiniones tendenciosas acerca del Pueblo Mapuche.

Click en la foto para ampliar

Mucho se ha dicho, opinado, prejuzgado y manifestado en estos días acerca del Pueblo Mapuche. Muchos recién se están enterando de nuestra existencia, dado a que en la escuela habían aprendido que “los indios se habían extinguido”.

La mayoría de las opiniones carecen de fundamentos o lo son decididamente tendenciosas y superan la simple reproducción del bombardeo mediático que llega desde los grandes centros de poder e información.

La situación actual del Pueblo Mapuche Tehuelche que habita en estos territorios es un devenir de atropellos, derechos vulnerados y despojos que no se ha detenido desde la conquista militar de 1879, denominada Conquista del desierto.

Esa conquista es la violencia fundacional sobre la que hoy muchos opinan sin saber. Esa conquista inauguró un proceso de agresión, física, material y simbólica que ha ido variando en sus formas, metodologías y estrategias, pero que no ha cambiado en esencia.

Por muchos años estancieros, extranjeros y políticos de dudosa reputación se han servido de nuestra gente. Criando sus animales y niños, limpiando sus casas y corrales, posando para sus fotos y museos y buscándonos cada cuatro años para sus votos, nos han mantenido en un estado de colonización al cual nuestro Pueblo hoy dice basta. Basta de asumir que somos inferiores, basta de soportar los atropellos, de tanto agachar la cabeza creían que ya nos habíamos olvidado del horizonte digno y glorioso de nuestro pueblo.

Resulta que cuando el oprimido mira a los ojos a su opresor es violencia, resulta que una piedra es más letal que los remington del pasado y los fusiles actuales que utilizan para masacrar a quien levante la voz, resulta que protestar por las calles afecta el turismo y no tienen empacho en mostrarnos en museos vivientes para sus amigos los turistas extranjeros. Prefieren un indígena dócil, manso, obediente. Y cuando alguno reclama algo, no dudan en criminalizarlo, acusarlo de terrorismo y de todos los males que afectan a la sociedad.

Conocemos muy bien a quienes por muchos años han usufructuado cargos del Estado y han detentado el discurso público sobre “lo indígena” a cambio de mantener la cabeza agachada, los que hoy piden respeto, valor por la palabra y diálogo, por muchos años convalidaron el silencio y la sumisión.

“El lenguaje es el idioma de las bestias”, “pedimos mano dura”, “más presencia de gendarmería”, dicen algunos políticos de diversas extracciones en su casi ininteligible dialecto que remite a burocracia rancia y a putrefacto conservadurismo. Vigilantes de un supuesto “orden” exigido por los capitales que los utilizan como simples marionetas en turnos de cuatro años con posibilidad de re elección. Colonizadores colonizados. 

Quienes integramos este espacio, provenimos de los diversos territorios que hoy son “pueblos del interior”, alguna vez llamados colonias, reservas…verdaderos campos de concentración donde el Estado arrinconó a nuestros antepasados luego de la conquista militar.

Conocemos muy bien los territorios porque nacimos, nos criamos y nuestras familias permanecen allí, es absurdo entrar en el debate de quienes son los “verdaderos” mapuche y quiénes no, es un nuevo dilema propuesto por el colonizador como alguna vez clasificó a los “indios amigos” o “indios enemigos” según su plan y conveniencia.

Somos Mapuche y también conocemos muy bien a quienes por muchos años han usufructuado cargos del Estado y han detentado el discurso público sobre “lo indígena” a cambio de mantener la cabeza agachada, los que hoy piden respeto, valor por la palabra y dialogo, por muchos años convalidaron el silencio y la sumisión. Silencio impuesto por el Estado y sumisión en cuyo adoctrinamiento colaboran eficazmente las iglesias católicas, evangélicas y los diversos credos que invitan al sufrimiento terrenal a cambio de una vida eterna en el cielo.

Actualmente vemos como al pedido de discusión política e histórica, el gobierno responde con represión, judicialización y encarcelamiento a los luchadores y criminalización mediática de los procesos de reivindicación territorial.

Y lo más preocupante aún, es que se está inaugurando un período que el país pensaba haber dejado atrás, las desapariciones de personas. La desaparición de Santiago Maldonado luego de una cruenta represión a la Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen, encabezada por Gendarmería Nacional, confirma la única salida que el gobierno plantea, la represiva.

Desde este espacio sostenemos nuestro compromiso y acompañamiento a la lucha del Pueblo Mapuche Tehuelche, ahora más que nunca. Ya no funciona más el “no te metas” y no soportaremos nunca más el atropello y el despojo hacia nuestra gente y no toleraremos ninguna desaparición forzada de personas.

Exigimos:

- La aparición inmediata con vida de Santiago Maldonado, desaparecido por las fuerzas represivas del Estado.

- La liberación inmediata del Lonko Weichafe Facundo Jones Huala, preso político Mapuche.

- El cese de la militarización de nuestros territorios. 

Cátedra Libre de Pueblos Originarios. U.N.P.S.J.B

Av. Libertador 480 – Oficina nº 21. PB. Bº General Mosconi (9000)
Email: originariosunp@yahoo.com.ar
Comodoro Rivadavia – Patagonia Argentina

Compartir esta nota en