Revista Cítrica

“Los muertos son provocados por la oposición a Maduro”


03 de agosto de 2017

Revista Cítrica

En medio de informaciones desinformadas y mucho ruido mediático, Revista Cítrica consultó al Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, para explicar el contexto mundial en el que se desencadena la crisis venezolana.

Crédito Andrés Gerlotti - Altamira - Venezuela - vía Unsplash.
Click en la foto para ampliar

Mientras los medios dirigidos por la burguesía mundial reflejan que el gobierno democrático venezolano –antes de Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro- es una dictadura populista salvaje, y -por otra parte- la prensa progresista se limita a opiniones tímidas y ambiguas al respecto, Revista Cítrica consultó al Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, para brindar una visión macropolítica acerca de la crisis del país caribeño, el tibio desempeño de la OEA y el MERCOSUR, y el intervencionismo soberano de Estados Unidos a través de la figura de Donald Trump.

“La situación de Venezuela está armada desde hace mucho tiempo, no sólo ahora con Maduro, sino desde la época de Hugo Chávez. Esto hay que tenerlo en cuenta. Los periódicos europeos, de Estados Unidos, y de América Latina, están en contra del proceso bolivariano. Porque Estados Unidos no permite que ningún país se salga de su órbita. Así es el caso de Cuba, con más de 50 años de bloqueo. Demuestra que, cuando un país quiere que se respete su soberanía e independencia, comienza todo este tipo de ataques. Entonces, lo de Venezuela es algo armado, preparado para desestabilizar al gobierno de Maduro. Y esto tiene que ver con todo lo que nos pasa en América Latina. Los llamados golpes blandos. El golpe de estado en Honduras, el de Paraguay, la desestabilización en Brasil, y gobiernos de extrema derecha para condicionar y reprimir a los trabajadores”, explicó Pérez Esquivel.

El intervencionismo de Trump es descarado. No respeta el derecho de soberanía de los pueblos, y aplica sanciones como si fue un emperador. Esperemos que no haya una intervención armada, porque eso provocaría un caos en todo el continente.

“El caso de Venezuela se debe observar dentro de este contexto. Lamentablemente, se han provocado muchos muertos, pero considero que son provocados por la oposición a Maduro. Los medios no dicen nada al respecto, e incluso la oposición –con bombas molotov- quemaron y mataron personas. En el contexto de una campaña que ya lleva muchos años. Quieren derrocar, y no negociar ni llegar a un acuerdo concreto, con el horizonte de las elecciones que deberían darse el año próximo, en Venezuela. Y no quieren llegar a eso. Quieren derrocar al gobierno de Maduro. A toda costa. Es decir: El Chavismo les molesta. Y esto tiene que ver con que Estados Unidos quiere apropiarse de los recursos petroleros del país. Y con el Chavismo, eso es imposible”, sostuvo.

“Este tipo de accionar lo hicieron también en la guerra contra Irak. También fue algo basado en la mentira por George W. Bush. Hablaban de armas de destrucción masiva en Irak. Yo estuve 12 días en Bagdad y pude ver los horrores de la guerra, de las mentiras, y de las muertes de más de 600 niños, por parte de EEUU. Y lo de Venezuela tiene que ver con este contexto y con las políticas de Estados Unidos para América Latina y para el resto del mundo, aplicadas a aquellos que se salen de su órbita. EEUU viola los derechos de los pueblos”, explicó.

Quieren derrocar, y no negociar ni llegar a un acuerdo concreto, con el horizonte de las elecciones que deberían darse el año próximo, en Venezuela. Y no quieren llegar a eso. Quieren derrocar al gobierno de Maduro. A toda costa. Es decir: El Chavismo les molesta. Y esto tiene que ver con que Estados Unidos quiere apropiarse de los recursos petroleros del país.

-¿Qué reflexión le merece el rol que está tomando la OEA y el MERCOSUR?  

-La OEA está supeditada al poder de los Estados Unidos, lamentablemente. No es una organización independiente y multiestatal. Yo pienso que la OEA nunca tendría que haber tenido base en Washington. Hoy salieron a decir que en las elecciones de la Asamblea Constituyente había habido fraude. Es decir, van a salir a decir cualquier cosa para deslegitimizarla. Es similar a cuando decían que Chávez era un dictador, y nunca hubo en Venezuela tantos actos electorales como durante la época de Chávez. Y cuando llegó el momento en que le tocó perder, perdió, y aceptó la resolución popular. Pero ahora van a hacer todo lo posible para desacreditar al gobierno de Maduro.

-¿Qué opina de la postura de Macri?

-Aquí pasa lo mismo. Macri, cuando asume, lo primero que hace es ir contra Venezuela, por orden de los Estados Unidos. Y no por un análisis serio. Y al mismo tiempo, guarda silencio acerca de las graves violaciones a los derechos humanos en Honduras, con más de cien periodistas muertos, desaparecidos, exiliados. De esto no se dice una sola palabra. Al igual que la situación de México. Entonces, calla todo esto, y habla sobre su objetivo, que es Venezuela. Tampoco se fijan en la cuestión de los derechos humanos de los presos políticos en Argentina. Ese es el problema.

-¿Cómo cree que será el futuro de la situación en Venezuela?

-Creo que hay que ver qué pasa con la Asamblea Constituyente. Y después tendrán que decidir cuáles serán las reformas de la Constitución venezolana. Y a partir de eso, lo que tiene Venezuela –en este momento- es que la situación se va polarizando. De un lado, toda la extrema derecha que tratan de hacer fuerza para derrocar al gobierno; y por otro, las fuerzas populares que sostienen la democracia de Maduro, como las fuerzas armadas venezolanas. Pero el intervencionismo de Trump es descarado. No respeta el derecho de soberanía de los pueblos, y aplica sanciones como si fue un emperador. Esperemos que no haya una intervención armada, porque eso provocaría un caos en todo el continente.

Compartir esta nota en