Revista Cítrica

La caída


18 de mayo de 2017

Revista Cítrica

Si Temer cae, ¿podrán la Justicia y los medios instalar otro candidato que defienda sus intereses? ¿El pueblo tendrá la posibilidad de expresarse o será una nueva maniobra para que al próximo presidente lo elija nuevamente el Parlamento? Entrevista a Pablo Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Click en la foto para ampliar

O Globo, la corporación mediática que manipula la realidad brasileña le soltó la mano a Michel Temer y -en caso de que renuncie o se lo destituya- al próximo presidente lo elegiría nuevamente el Congreso, y no se realizarían las elecciones presidenciales en 2018. ¿El objetivo es evitar que el pueblo brasileño se exprese en las urnas y continuar con el golpe?

Los grandes medios de Brasil apoyaron el golpe y le dieron la cobertura al gobierno de Temer, a quien siempre trataron como a un gran estadista, aún en un verdadero desastre económico, social y político. Dieron noticias asegurando que, a pesar de la profunda crisis, el país se reactivaba. Mientras dice eso la O Globo, para la gente cosas no dejan de empeorar cada día que pasa. O Globo apoyó toda oposición contra Dilma.

El gran problema es que el proceso de 'Lava Jato' está generando cada vez más casos o evidencia de corrupción, que en vez de involucrar a Dilma, Lula o a funcionarios del gobierno anterior, muestran que los que montaron un sistema de corrupción son otros, y ese sistema sigue funcionando ahora. Temer acepta el soborno y dice que está muy bien así.

Cada vez que aparecen estos casos O Globo no tiene cómo taparlo y se despega. Si ves la televisión ahora se nota cómo se despegan. O Globo no puede tapar el sol con una mano. Ahora van a tratar de manipular todo para hacer creer a los brasileños que la mejor alternativa es tener elecciones indirectas a través del Parlamento. Un Parlamento que tiene a  la mitad de sus miembros con cuestiones pendientes con la Justicia. Imaginémonos qué puede salir de un espacio totalmente contaminado y con falta de credibilidad. Esa es la situación hoy. Donde lo único seguro es que mañana van a aparecer más causas de otros políticos implicados en casos de corrupción.  

O Globo puede querer proteger o minimizar los casos de corrupción de los políticos que defiende, y maximizar las causas de los políticos que ataca. En las últimas semanas ha usado horas y horas de su programación para demostrar la culpabilidad de Lula en un juicio por ser dueño de un departamento que ni siquiera está a su nombre en la playa de Santa Teresita. Lo que va  a hacer O Globo ahora es reacomodarse en Brasil, junto con ese gran partido que domina hoy el país, que es el partido judicial. Y tratar de encontrar un escenario en el cual las alternativas que tiene son mínimas porque no tienen un candidato que pueda presentar en las elecciones que tenga alguna perspectiva de éxito. 

Creo que van a tratar de forzar una elección indirecta en las cámaras de Diputados y Senadores, y así poner una figura que medianamente les garantice gobernabilidad los próximos meses. El problema que van a tener es que la Constitución establece que esa persona tiene que tener una filiación partidaria de por lo menos seis meses. No tienen tiempo de armar un candidato.

¿Qué crees que va a pasar?¿El pueblo será un actor importante o las definiciones pasarán por los poderes políticos, empresariales, judiciales y mediáticos?

El único político brasileño que crece en las encuestas es Lula. Por eso lo quieren proscribir. Y el segundo que crece es Jair Bolsonaro, que es un ex militar, que cuando se votó el impeachment en la cámara de Diputados, dio dedicándole su voto al torturador de Dilma Rousseff. Ahora hay un proceso de rearticulación para ver cómo se sale de esta crisis.

La reacción del pueblo es una incógnita. Están los que se movilizaron en defensa del gobierno legítimo de Dilma, pero también hay sectores de la clase media y populares, que se movilizaron a favor del golpe y contra la corrupción. Estos sectores votaron a Aécio Neves, que obtuvo 50 millones de votos. Y hoy, toda esa gente que veía como salvadores a Temer y a Neves, están viendo cómo ambos fueron agarrados. Neves perdió el mandato en un día, en un proceso rapidísimo. Y cada vez salen a la luz más informaciones de estas conversaciones que lo complican más. Entonces, hay que ver qué pasa con ese sector de la población que salió a apoyarlos porque realmente creía en ellos, y después supieron que fueron víctimas de una manipulación de los medios. Ese sector de la población creyó que la lucha contra la corrupción la podían encabezar Temer y Neves, quienes van a terminar en la cárcel en cualquier momento. O Eduardo Cunha: en aquella marcha la gente llevaba carteles que decían "somos millones de Cunhas". Y Cunha está preso. Neves va a ir preso. Y Temer va a ir preso. Y ninguna de estas cosas ocurrió con ningún dirigente del PT. Los están investigando hace tres años y no consiguieron demostrar nada.

Aécio en una de las grabaciones dice textual: "Vamos a acabar con esta mierda de medidas de lucha contra la corrupción". Es decir, Neves le promete al empresario que van a acabar con las leyes de combate a la corrupción. Me pregunto si toda esa gente va a volver a salir a pedir justicia, estabilidad, y la prisión de estos dirigentes como lo hicieron cuando cuestionaron al PT. No creo que estos sectores apoyen a Dilma o a Lula, pero tampoco van a apoyar esta situación, porque sus referentes políticos se han puesto en evidencia como los verdaderos delincuentes que son, y que siempre lo fueron. 

Compartir esta nota en