Revista Cítrica

Las mujeres miliitantes


14 de marzo de 2014

En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, 17 militantes fueron homenajeadas por el colectivo del Centro Cultural de la fábrica recuperada Industria Metalúrgica y Plástica Argentina (IMPA) en el barrio de Almagro.

Click en la foto para ampliar
Nora de Cortiñas y Mirta Baravalle (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora), madrinas del Centro Cultural IMPA y su coordinadora Alicia Unzalu, junto a trabajadoras y trabajadores de la fábrica, homenajearon este sábado a diecisiete mujeres argentinas que se distinguen por su activa militancia en espacios sociales y de los derechos humanos.

IMPA-  Querandíes 4290- es una fábrica productora de aluminio que en 1998 fue recuperada por sus trabajadores, quienes conformaron una cooperativa cuando la patronal se presentó en convocatoria de acreedores. Este es el tercer año que en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, los integrantes del Centro Cultural de la fábrica distinguen a mujeres que han trazado un camino ejemplar de lucha.
En esta ocasión, en la sala teatral Nora de Cortiñas, las homenajeadas fueron Graciela Labale. Elia Espen. Amigas de la ronda de Madres de Plaza de Mayo "Línea Fundadora": Rebeca Tita Sacolsk. Elena Costantini. Laura Jara Suazo. María Teresa Núñez. Mónica Sancadizo y Beverly Keene. María Laura Bretal. Zulema Barrios. Sofía Gatica. Syra Franconetti. María del Carmen Verdú. Verónica Heredia. Graciela Blancat. María Felisa Lemos y Sonia Gutiérrez.

“Queremos cambiar el mundo, porque otro mundo es posible

Elia Espen (Madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora) fue recibida con un prolongado aplauso de los presentes, quienes con cánticos le recordaron que a las “Madres de la Plaza / el pueblo las abraza”. Emocionada agradeció el reconocimiento y con naturalidad dijo que como madre “hice lo que tenía hacer”. Le dedicó la distinción a su hijo y a todos los desaparecidos.

A continuación, un grupo de seis mujeres que, aunque “llueva o truene”, acompañan desde hace años a las Madres Plaza de Mayo-Línea Fundadora en su ronda de los jueves, también fueron homenajeadas. Ellas son Rebeca Tita Sacolsk, Elena Costantini, Laura Jara Suazo, María Teresa Núñez, Mónica Sancadizo y Beverly Keene.

María Laura Bretal, militante de la agrupación feminista “Las Azucenas”, dijo que en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora “a las mujeres nos gusta que nos regalen flores, pero también queremos justicia, pan y libertad”. Agregó que “el capitalismo y el patriarcado intentan sistemáticamente dominar, someter y castigar a las mujeres, pero a lo largo de la historia hemos demostrado que no han podido romper con nuestra capacidad de resistencia, y ejemplo de ello son las Madres de Plaza de Mayo”.

Otra de las homenajeadas fue Sofía Gatica, quien mantiene un acampe y bloqueo por tiempo indeterminado en el ingreso de la futura planta de semillas Monsanto, en la localidad de Malvinas Argentinas, junto a asambleas ambientalistas y vecinos, desde mediados de septiembre del año pasado. “Estamos bloqueando la planta más grande del mundo -dijo y recibió el primer aplauso-, pero hay mucha represión. Ya tenemos más de 70 compañeros quebrados, lastimados y heridos con balas de goma”. Sostuvo que aun así, “Monsanto no va a poder instalarse porque estamos resistiendo”. Pidió “solidaridad” a los presentes y recordó que ella y sus hijas están con guardia policial. Dijo que así no se vive en democracia y agregó: “tanto el gobierno nacional, como el gobernador José Manuel de la Sota y el intendente (Daniel Arzani, de Malvinas Argentinas) han negociado la salud de 40 millones de argentinos (con la multinacional Monsanto), entonces, no hablemos de democracia, compañeros”.

La abogada María del Carmen Verdú, de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), luego de recibir su distinción dijo que “las militantes más valiosas de la Correpi son mujeres” y son aquellas que comenzaron a participar “al día siguiente de haber cerrado la tumba” de un familiar. “Las compañeras son madres, hermanas o esposas de víctimas de la represión policial”, dijo. Consideró que “además de ser nuestra cabeza, son las que nos enseñan, no nos dejan equivocar y nos dicen que no todo es amor y paz en la vida”.

Sonia Gutiérrez, operaria del IMPA, que instó a la reapertura del Centro Cultural de la fábrica para “volver a rodearla de gente”, también obtuvo un reconocimiento que, ante su ausencia, lo recibieron sus hijas. Alicia Unzalu recordó que la propuesta de Sonia llegó con un principio: “necesitamos que el arte sea visto como un trabajo porque este es un lugar de trabajo”. Desde entonces, agregó Alicia, “nunca más hablamos de ?artistas?, hablamos de ?trabajadores del arte?”.

Cerró el acto Nora de Cortiñas, quien resaltó “el sacrificio” realizado por los trabajadores para mantener la fábrica abierta, e instó a “estar atentos” al dictamen de la Justicia “en el caso que no falle a favor de la expropiación definitiva”. Destacó que “los reconocimientos sirven para continuar la lucha” y se viven como “abrazos entre todos”, para “seguir pensando en los 30 mil desaparecidos, y que tenemos que luchar sin vender nuestros principios y nuestra búsqueda”. La Madre de Plaza de Mayo se despidió con una frase alentadora: “queremos cambiar el mundo, porque otro mundo es posible”.

Por Liliana Giambelluca
Fotos: Olga Morales

Compartir esta nota en