Revista Cítrica

Identificaron a embarazadas asesinadas durante la dictadura


08 de mayo de 2014

Revista Cítrica

Abuelas de Plaza de Mayo informó, desde su sede en el barrio de Congreso, que el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó tres mujeres asesinadas por el terrorismo de Estado estando embarazadas.

Click en la foto para ver galería
Según dio a conocer Abuelas de Plaza de Mayo en un comunicado, el Equipo Argentino de Antropología Forense a través de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas logró identificar a Mónica Edith De Olaso, Alicia Beatriz Tierra y Laura Gladys Romero, secuestradas y desaparecidas mientras cursaban distintos estadios de sus embarazos. 

El Equipo Argentino de Antropología Forense, que se formó en 1984 con el fin de investigar los casos de personas desaparecidas en Argentina durante la última dictadura cívico-militar, es una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que aplica la antropología y arqueología forenses a la investigación de violaciones a los derechos humanos en el mundo. “A pesar de la tristeza de conocer ese final atroz, y confirmar que las jóvenes fueron asesinadas antes de dar a luz, pudimos conocer la verdad sobre lo ocurrido”, indicó Abuelas en el comunicado.

Los casos
Mónica De Olaso nació el 12 de agosto de 1958 en la localidad de Tolosa, provincia de Buenos Aires. Sus familiares y amigos la llamaban "Moniquita". Su compañero Alejandro Ford nació el 1° de marzo de 1957 en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires. Ambos militaban en el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y fueron secuestrados el 11 de mayo de 1977 en la casa de unos amigos en la localidad de Tolosa cuando Mónica estaba embarazada de dos meses. Ambos permanecieron detenidos en el Centro Clandestino de Detención "La Cacha". 

Según informa el comunicado “la joven estuvo detenida también en la Comisaría 5° de La Plata y en el Penal de Olmos. Los restos de ambos fueron identificados en el cementerio de Ezpeleta (Quilmes), y gracias al trabajo de identificación del EAAF se confirmó que la joven fue asesinada el 24 de junio de 1977, con tres meses de embarazo”.

Por su parte, Alicia Tierra nació el 16 de junio de 1953 en Pérez, provincia de Santa Fe. Su familia la llamaba "Lali" y fue secuestrada el 31 de diciembre de 1976 en su domicilio de la ciudad de Rosario cuando estaba embarazada de seis meses. “Por testimonios de sobrevivientes pudo saberse que permaneció detenida en el Servicio de Información de la Jefatura de Policía de Rosario. El EAAF logró identificar a Alicia en el Cementerio de la Piedad de esa ciudad y determinó que fue asesinada el 28 de enero de 1977.”

En tanto, Laura Romero nació el 29 de diciembre de 1956 en La Quiaca, provincia de Jujuy. Su compañero Luis Guillermo Vega Ceballos, el 18 de septiembre de 1947, en Santiago de Chile. Su familia lo llamaba "Willy". Ambos militaban en el PRT-ERP. Fueron secuestrados el 9 de abril de 1976 en el barrio de la Boca, Capital Federal. La joven estaba embarazada de cuatro meses. Según expresa el comunicado, “el 22 de abril de 1976 apareció el cuerpo de una mujer en la costa uruguaya, en la Barra de la Laguna de Rocha, a 14 kilómetros de La Paloma. Del cuerpo se pudieron extraer impresiones digitales y fue inhumado como NN en el cementerio. Allí se enterró a su compañero Luis, también como NN. Gracias al trabajo del EEAF ambos fueron identificados”, y habrían sido asesinados en unos de los llamados “Vuelos de la muerte”.

“Las Abuelas de Plaza de Mayo buscamos a nuestros nietos desde el momento en que desaparecieron a sus padres y en este camino también buscamos saber qué ocurrió con nuestras hijas e hijos desparecidos. Hoy sabemos cuál fue el destino final de Mónica, Alicia y Laura, y con dolor cerramos la búsqueda de tres nietos, no porque hayamos restituido su identidad, sino porque sus madres fueron asesinadas embarazadas. Con esta información el número de casos resueltos por la institución asciende a 113. Esperamos que el próximo comunicado sea para anunciar que un nuevo nieto restituye su identidad y comienza a vivir con la libertad que solo nos asegura la verdad”, finaliza el comunicado.


Compartir esta nota en