Revista Cítrica

En Tucumán, el agua es un derecho de todos


25 de febrero de 2014

Colectivo La Palta

Organizaciones sociales y políticas lanzan campaña que tiene por objetivo instalar la problemática del agua.

Click en la foto para ampliar
Bajo la consigna El agua es un derecho de todos, organizaciones sindicales, sociales, vecinales, socioambientales y políticas dieron inicio a esta campaña provincial que tiene por objetivo instalar en la agenda y en la conciencia de la sociedad tucumana el problema de la escasez, provisión y administración del agua.

Esta campaña se inscribe dentro de una nacional de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA), relacionada con la consulta popular sobre la soberanía de los bienes comunes. “Tenemos en claro que esto no es algo que pasa en Tucumán solamente, sino en todo el país y todo el mundo como consecuencia del cambio climático. Pensamos que los gobiernos tienen que implementar políticas de Estado que atiendan esta situación”, comentaba uno de los integrantes de la mesa, José Luis Rotger.

La Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoce que “el derecho al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos”. Es por ello que, como remarcaron los integrantes de la mesa, es necesario elaborar colectivamente propuestas para que se implementen como políticas de Estado. Por eso es importante la participación y el compromiso de todos.

Lo que esta iniciativa busca es la movilización social a través de estrategias como la junta de firmas y mesas informativas en los barrios y en las calles. “La empresa (Sociedad Aguas del Tucumán -SAT) no está cumpliendo. La distribución del agua no está llegando a las casas. Vemos el derroche de agua en el Parque Guillermina, por ejemplo, que son verdaderos pozos surgentes.Tenemos que hacernos cargo de este bien que es el agua”, decía Mercedes Maidana, en relación con la falta de acciones por parte de la SAT y del gobierno.

El anuncio sobre el 20% de aumento en la tarifa del agua, la instalación de medidores y la unificación de las facturas de servicios son otras de las razones por las que se convocó y organizó esta campaña. Estas medidas son consideradas extorsivas, porque para quienes están a cargo, el servicio público de agua potable es una mercancía y tratan de organizar su venta como si fuera un negocio. “Te están diciendo es que si no pagás la luz y el gas, no tenés agua”, remarcó Rotger.

En Tafí Viejo la falta de agua preocupa hace mucho tiempo. Fredy Carbonel, del grupo ecologista ProEco, comentó que en su ciudad “lo que nos dicen los especialistas es que no hay agua, entonces, ¿qué está pasando? ¿Por qué los pozos no tienen agua? Nosotros consideramos, como ecologistas, que al haber tantas pinchaduras en las napas las han degradado. Si tenemos un sistema de captación con pinchaduras en todas partes, el agua que llega a las casas es poca”. Estas pinchaduras a las que hace alusión Fredy se realizan sin ningún tipo de control ni planificación del organismo a cargo. Los emprendimientos inmobiliarios y citrícolas en el piedemonte son algunos de los causantes de que el agua se vaya.

Informarse, educarse y conocer los derechos es el primer paso para que esta lucha sea posible. El agua es un derecho de todos.

Por Marianella Triunfetti

Compartir esta nota en