Revista Cítrica

“Tiraron varias veces a matar”


25 de enero de 2018

Revista Cítrica

La autopsia de Rafael Nahuel confirma que le dispararon por la espalda, y no en un enfrentamiento como intentó justificar el Ministerio de Seguridad. Entrevista a Julieta Wallace, abogada de la familia del joven mapuche.

Viojf
Click en la foto para ampliar

“Rafael Nahuel fue asesinado por fuerzas federales el 25 de noviembre de 2017”. Así lo ratifica Julieta Wallace, una de las abogadas de la familia del joven mapuche. “El proyectil ingresó de manera ascendente y por la espalda”: lo dice la autopsia. El asesinato ocurrió durante la reivindicación territorial de la comunidad Mapuche Lafken Winkul Mapu en la zona de Lago Mascardi, provincia de Rio Negro. A dos meses, la familia, junto a amigos y compañeras de Rafael, además de vecinos, vecinas y organizaciones sociales que los acompañan, realizan movilizaciones y exigen justicia.

¿En qué etapa se encuentra la causa?

Está en etapa de instrucción, donde se están realizando diversas medidas de prueba. La semana que viene tendremos una de las pruebas más importantes que es la del cotejo del proyectil que se le encontró al cuerpo de Rafael y que fue el que ocasionó su muerte, con los proyectiles y vainas testigos que se obtuvieron de las armas que fueron secuestradas. Se tardó mucho tiempo en esa pericia porque para obtener lo que se llama proyectil testigo o vaina testigo se hacen disparos con cada una de esas armas encontradas, y como fueron 20, ocasionó que se demorara. Ya tenemos extraídos tres proyectiles y vainas de cada arma, y se determinó que el proyectil que fue encontrado en el cuerpo de Rafael es cotejable, estaba en buenas condiciones. Ahora, el 29, se va a cotejar este proyectil con las pruebas testigo que se obtuvieron. Luego de esta pericia, nosotros buscaremos poder determinar de qué arma salió el proyectil que mató a Rafael. Y a partir de eso se impute a la persona indicada.

¿Esto significaría en forma determinante que el balazo provino desde las fuerzas de seguridad y echaría por tierra cualquier otra versión que emana de -por ejemplo- el Ministerio de Seguridad?

Nosotros no tenemos ninguna duda que el proyectil encontrado es 9mm, acorde a la munición que usa la Prefectura Naval Argentina, específicamente el Grupo Albatros. La autopsia estableció que el proyectil ingresa de manera ascendente y por la espalda, es decir que quien disparó lo estaba persiguiendo por detrás. Si hubiera habido un enfrentamiento, debería haber sido de frente. Hubo variables que surgieron y se comprobaron tras la inspección ocular, que determinan que no hay dudas de que la muerte de Rafael fue producto de un proyectil, que salió de un arma de fuerzas de seguridad, y específicamente de Albatros. Lo que quiere montar el Ministerio de Seguridad es que hubo un enfrentamiento, el cual negamos rotundamente. Y en la causa no hay prueba alguna que alimente esta estrategia sino todo lo contrario.

Ante estos hechos, ¿no resulta muy burdo el relato de Patricia Bullrich y el Ministerio de Seguridad?

Creo que hay dos temas a tener en cuenta: primero que, en el lugar, se encontraron más de 31 vainas de balas de plomo, y que no tiraron una sola vez y mataron, sino que tiraron varias veces y a matar. Y segundo, alguien dio la orden de que esos efectivos vayan con balas de plomo al lugar y que abran fuego. Entonces, son dos tipos de responsabilidades. No podemos tener aún a la vista cual fue el protocolo de seguridad activado para ese día, que fue inusual y desproporcionado. En la inspección ocular, a los 800 metros de altura, se encontraron las primeras municiones, más de 15, que eran antitumulto. Es decir, ya habían disparado suficiente si es que buscaban dispersar. A los 400 metros, donde el Ministerio de Seguridad dijo que se produjo el supuesto enfrentamiento no se recogió prueba alguna de nada durante la inspección ocular. Y cerca de los 1000 metros empezamos a ver el despliegue de vainas de plomo, llegando a encontrar 31. El Ministerio de Seguridad armó un relato que no tiene parámetro alguno con la causa y no hay pruebas de este relato que se pretende construir.

Entonces, creo que hubo una intención que iba mucho más allá. Hubo una orden, desde algún lado, de al menos lastimar, abrir fuego. De hecho, cuando el juez interviniente ordena el desalojo, en la propia resolución establece que se cuide la integridad física de todas las personas, incluidas las mujeres y los niños. Es decir, no se debía hacer el desalojo a cualquier costo. Eso fue el 23. Pero con lo que ocurrió el 25, no sabemos todavía -porque este expediente tiene secreto de sumario, esperemos se levante después de la feria, porque es el origen de todo- quién dio la orden de que ingresen al lugar. El juez, en principio, no la habría dado. Con lo cual, la única orden que estaba vigente era la de que se cuide la integridad física de todas las personas. De comprobarse esto, las fuerzas de seguridad también habrían desoído una orden judicial. Cabe aclarar que son dos causas: una es la del posible delito de usurpación, y la otra es la muerte de Rafael producto del desalojo.

¿Cómo creés que se desenvolverá la causa?

Estamos convencidas que tiene que existir imputación concreta y que tiene que llegar a juicio oral, y en consecuencia tendrá que estar presa la persona que disparó, que pertenece a una fuerza de seguridad e integrante del Grupo Albatros, y que cumplió una orden. Tenemos esperanza de que esto pueda salir a la luz.

¿Y van a tomar acciones legales contra la cadena de comando de la persona que disparó el arma?

Sí, nosotras vamos a ir a fondo, a investigar tanto al autor material como el autor intelectual y político de esto. Alguien dio la orden de que se abra fuego en el lugar, vamos a intentar dilucidar quién fue y que sea responsable y pague.

Compartir esta nota en