Revista Cítrica

El negocio antes que la educación


26 de enero de 2017

Revista Cítrica

Ante la falta de jardínes maternales, el Gobierno de la Ciudad encuentra una solución insólita: instalarlos en patios y espacios verdes de escuelas públicas.

Click en la foto para ver galería

En la escuela media Federico García Lorca, del barrio de Agronomía, debiera funcionar en estos días una colonia de verano pero el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires lo impidió porque tiene otra prioridad: construir un jardín maternal en el amplio espacio verde del colegio.  Los chicos se quedaron sin colonia, mientras tanto la que sí disfruta de sus vacaciones es Soledad Acuña, ministra de educación porteña.

Padres, alumnos, docentes y otros actores sociales y barriales se encontraron este verano con la noticia de la obra y se pusieron en campaña para resguardar el espacio de la escuela, y evitar el absurdo de hacer convivir a chicos de primera infancia con adolescentes.

“Nosotros presentamos otras propuestas para el jardín pero el Gobierno de la Ciudad vino y nos instaló esto sin ningún aviso", relata Graciela, mamá de Martín alumno de cuarto año.  

La responsable de la Dirección General de Educación de Gestión Estatal de la cartera educativa porteña, Ana Herrera, y miembros del área de Arquitectura del Gobierno de la Ciudad, habían aceptado el viernes pasado suspender las obras y analizar opciones en la mesa de diálogo, cuya primera reunión estaba pautada para esta semana en la escuela. Así figura en el acta firmada por integrantes de la comunidad educativa y por los propios funcionarios del Ministerio de Educación.

¿Cómo va a convivir un centro de primera infancia con adolescentes? ¡Es un disparate!

Este miércoles las puertas de la escuela aparecieron cerradas y se comunicó que la reunión se iba a realizar en el ministerio, adonde concurrió una comisión integrada por los distintos estamentos pero allí también se negaron a recibirlos.

En la mañana de este jueves, con la mesa de diálogo rota, la empresa constructora se presentó en la escuela con la compañía de cuatro patrulleros para asegurar la realización de su trabajo. Sin embargo, la empresa tuvo más voluntad que el Gobierno de la Ciudad y acordó que sólo haría entrar unos caños a la escuela para que no quedaran a la intemperie.

Graciela afirma que la intención del gobierno porteño es “construir adentro de la escuela para desactivar el jardín del Hospital Tornú. Todo es siniestro. Dicen que es provisorio. Pero hay muchos lugares ociosos que pertenecen a Ciudad, nosotros propusimos un plan B. La comunidad quiere jardines maternales y sabe que el gobierno debe 8 mil vacantes pero hay millones de lugares mejores que este. ¿Cómo va a convivir un centro de primera infancia con adolescentes? ¡Es un disparate! Además están sacando otro lugar al aire libre”.

 

Compartir esta nota en